Archivo de la etiqueta: superación

fotos-de-dos-halcones

Los dos halcones

 

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de

cetrería para que los entrenara. Pasados unos meses, el instructor le comunicó que

uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que no sabía qué le sucedía

al otro: no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio, e incluso

que había de llevarle el alimento hasta alli. El rey mando a llamar a curanderos y

sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave.

Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió; por las ventanas

de sus habitaciones, el monarca veía que el pájaro continuaba inmóvil. Publico por

fin un bando entre sus súbditos solicitando ayuda, y a la mañana siguiente vio al halcón

volar ágilmente por los jardines.

Traedme el autor de ese milagro- Dijo.

En seguida le presentaron a un campesino.

¿Tú hicistes volar al halcón? ¿Cómo lo lograstes? ¿Eres mago, acaso?

Entre feliz e intimidado el hombre explicó: No fue difícil su alteza, sólo corté la rama.

El pájaro se dio cuenta que tenía alas y se lanzó a volar.

 

Así somo los seres humanos, estamos atados al pasado y al presente

porque no nos hemos dado cuenta de que tenemos el poder de volar y

buscar nuestro verdadero destino. Algunos tienen el privilegio de que algún

acontecimiento rompa la rama de la costumbre, de la seguridad, sólo entonces

se dan cuenta de que son superiores a las circunstancias.

En muchas ocasiones lo tenemos todo y no logramos vivir plenamente; quizá es

necesario que alguien nos corte la rama para que podamos arriesgarnos al vuelo.

A veces las cosas inesperadas y que en principio parecen negativas son verdaderas

bendiciones.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
inalcanzable

No sueñes tu vida…vive tu sueño

[Los sueños de los grandes soñadores jamás llegan a cumplirse, siempre son superados]
ALFRED LORD WHITEHEAD.

Los sueños son uno de los más preciados tesoros que lleva cada uno en su interior.
Los sueños te impulsan cuando te encuentras atascado, te levantan con motivación cada día de la cama y te permiten disfrutar del camino. No son solamente pensamientos en tu cabeza, los sueños son el Espíritu, el Ser, Dios, expresándose a través de ti.

Pero lo cierto es que a medida de crecemos y dejamos atrás nuestra etapa juvenil, vivaz y despierta, preferimos prescindir de algunos de ellos para obtar por el camino más sencillo y cómodo, pero la mayoría de las veces aburrido o sin riesgo.

Esa carrera que siempre quisiste cursar, aquel salón de baile donde pasaste tantas horas de dedicación, ese deporte que se te daba tan bien de joven y que tanto te gusta, etc…puede que sean algunos de tus más anhelados sueños de otra etapa de tu vida, pero aún puedes percibir la nostalgia en tu interior, ese palpitar cada vez que  lo recuerdas o hablas de ello…


El mejor momento para plantar un árbol fue hace 40 años. El segundo mejor momento es hoy. 


No pierdas tu espíritu por el camino, él no se cansará de llamar a tu puerta. No existe el tiempo en su mundo, él es atemporal, ilimitado y estará siempre esperando tus pasos hacia él.
Nunca se es tarde para encender la chispa de un sueño.

Decidas o no lanzarte a por ellos, la vida te está siempre brindando oportunidades, solo has de entregarte a ella. Si rompes las ataduras del pensamiento verás todas y cada una de esas señales. Algo mucho mayor a ti, está cuidando de ti. Quizás no siempre te de lo que pides, pero si lo que necesitas para continuar avanzando, evolucionando.

Si quieres alcanzar tus sueños debes permitir que el sueño te viva. Agrandar aún más su poder y creer. Sobre todo creer, tener fe. Mima todos y cada uno de tus sueños. Cuídalos como si fueran semillas plantadas con fe, dedícales tiempo, esfuerzo, por que algún día serán la flor que quieres ver.

No sueñes tu vida…vive tu sueño.

 

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
brillar

Nunca dejes de Brillar – (Categoría Pública)

Cuenta una fabula, que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga. Esta huía rápido, con miedo de la feroz predadora y la serpiente al mismo tiempo no desistía; huyo un día y ella la seguía, huyo dos días y ella la seguía…, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paro y le dijo a la serpiente:

 

 -¿Puedo hacerte tres preguntas?
-No acostumbro a dar este precedente a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar. -contestó la serpiente…
-¿Pertenezco a tu cadena alimentaria?
-No -contestó la serpiente.
– ¿Yo te hice algún mal? -dijo la luciérnaga.
-No -volvió a responder la serpiente
– ¿Entonces por qué quieres acabar conmigo? -y la serpiente respondió:
 – ¡Por qué no soporto verte brillar!

Moraleja

Muchas veces nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no hice nada malo, ni daño a nadie?

Es sencillo de responder: Porque no soportan verte brillar!!!

Cuando esto te pase no dejes de brillar, sigue siendo tu mismo, continua y sigue dando lo mejor de ti. Sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte….porque tu luz seguirá intacta, tu esencia permanecerá pase lo que pase, se siempre auténtico, aunque tu luz moleste a los depredadores!!!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
caballo salvaje

La Disciplina, el camino hacia el éxito

caballo salvaje

[La mente es como un caballo salvaje que salta y se resiste a ser domada. Todo lo que necesita es un buen jinete entrenado para llevar sus riendas.]

Todos tenemos sueños y metas que alcanzar, interior como exteriormente. Éstas pueden significar grandes desafíos o pequeñas batallas que nos presenta la vida en el quehacer cotidiano.
Tener ese éxito que tanto has soñado, poder aprovechar tus talentos para ganarte la vida y poder ofrecerlos al mundo, actuar con calma y serenidad donde ahora pierdes el control, quitarte esos kilos que crees que te sobran, levantarte 30 minutos antes para poder meditar y desayunar con tranquilidad, hacer deporte, dejar de fumar, etc…

Todos ellos, grandes retos o pequeños, están al alcance de tus manos, pero necesitas saber usar una de las herramientas más importantes: la disciplina.

La mente es como un caballo salvaje que salta y se resiste a ser domado. Todo lo que necesita es un buen jinete que sepa usar sus riendas, y el caballo se convertirá en un animal imparable e incansable al servicio de su compañero.

Las riendas de tu mente son la disciplina, la fuerza de voluntad y el autodominio.

Para comenzar a dominar mente y dominar la autodisciplina, debes primero ponerte pequeños retos. Cualquier cosa sirve para ir dando grandes pasos. Desde mantener silencio cuando normalmente contestarías a alguien enfadado o groseramente, hasta hacer aquello que no te gusta tanto y que siempre queda en el final de la lista de tareas.
Hay un dicho africano que dice: “Varias telarañas unidas pueden atrapar un león”.

La voluntad es la reina de los poderes mentales. Cuando dominas tu mente dominas tu vida. Para dominar la mente hay que empezar siendo capaz de controlar todos y cada uno de los pensamientos.


Proponte una lista de cosas que deseas pero que nunca te lanzas a hacer, ya sea por pereza, desgana o falta de tiempo. Comienza por las más pequeñas, las que apenas te llevarán esfuerzo real y hazlas. Cada logro, será un hilo en tu tela de araña…

También puedes potenciarlo otras herramientas como son los mantras o afirmaciones. Recuerda, si cambias la forma en que te ves, el mundo cambia para ti.

Cada vez que consigues que tu mente no actúe de la manera automática a la que está acostumbrada a hacerlo, estarás diciendo a tu mente que pensamiento debe dejar entrar, verá cuales no son bienvenidos y su única opción será marchar.

A nada que incorpores este nuevo modo de afrontar las cosas en tu día a día, en tan sólo unas semanas, te verás más fuerte y verás como aquellos lejanos sueños ahora parecen más cercanos que nunca.

Esfuérzate y llevarás tu vida a otro nivel.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
ropiendo cadenas

Rompe con tus limitaciones

Lo único que impide que llegues a donde quieres estar eres tu.

Una de las excusas más comunes que usamos para excluirnos de la responsabilidad de nuestros fracasos es culpar a los demás o a las circunstancias externas por nuestras derrotas.

Esta actitud, aparte de no ser cierta, limita todas tus posibilidades de exito en todas las oportunidades que se te presentan.

En la mayoría de los casos nosotros mismos matamos el sueño antes de que este comience a andar. Pasamos de soñar a juzgar, es ahí donde asaltan las dudas; no tendré el apoyo suficiente, que pensarán de mí, muchos lo han intentado sin éxito o la gente que lo ha logrado es más inteligente que yo. En definitiva, eso se puede resumir en: NO CONFÍO EN MÍ, NO ME VALORO LO SUFICIENTE, NO ME AMO A MI MISMO.

Hace tiempo leí una cita de Patanjali tremendamente inspiradora y motivadora que me carga de energía cada vez que la leo:

“Cuando uno está inspirado por un gran propósito, algún proyecto extraordinario, todos tus pensamientos rompen sus ataduras: tu mente trasciende las limitaciones, su conciencia se expande en todas direcciones, y te encuentras en un mundo nuevo, grande y maravilloso. Las fuerzas dormidas, facultades y talentos cobran vida, y tu descubres que eres una persona mayor con mucho más de lo que nunca soñaste ser.”

Yo cogí aquella nota y la pegue en el corcho de mi pared, cuando me asaltan las dudas sobre algo que tengo en mente, acudo a ella y rompo las cadenas que me hacen sentir pequeño.

El mejor consejo que te puedo dar es que te rodees de todo aquello que te motiva, aquello que te inspira y te hace vibrar, ya sea musica, libros, amigos, etc… y no permitas que nada ni nadie trate de apagar esa llama.

Vives en un universo infinito, ilimitado y cada pensamiento que tengas te acercará y te alejará de aquello que deseas. Permite que los buenos pensamientos crezcan como una bola de nieve y limpia las malas hierbas. De los errores aprende y entiérralos, y de su lección sigue alimentándote.

Cuando te pares a pensar es posible que ya estés donde querías llegar.

 

Namasté

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS