Archivo de la etiqueta: quietud

autoconocimiento

Autoconocimiento. Conócete a Ti Mismo

[De todos los conocimientos posibles, el más
 sabio y útil es conocerse a sí mismo]
WILLIAM SHAKESPEARE.

autoconocimiento

El autoconocimiento, tanto a nivel emocional, como espiritual, es uno de los mayores retos que puede tener el ser humano. Si no logras conocerte a ti mismo; conocer tu verdadera esencia, ser consciente de tus puntos fuertes y debilidades, conocer tus estados de ánimo y su repercusión en tus comportamientos, es prácticamente imposible actuar con ecuanimidad ante las situaciones que acontezcan a diario, y te verás sobrepasado por muchas de ellas, entregando un poder que es tuyo por naturaleza, a algo que podemos llamar azar.

Si bien en el plano emocional, lo más importante es conocer como nos afecta una u otra situación o relación interpersonal, espiritualmente, anhelamos conocer verdades y respuestas más profundas. ¿Quien Soy? ¿De dónde Vengo?, etc…

No encontraremos las respuestas correctas en nuestros pensamientos, debemos preguntar y sentir las respuestas en nuestro corazón.

Cada experiencia en la vida, cada cosa que nos sucede es un evento que nos permite conocernos a nosotros mismos, ahí está la oportunidad de encontrar la sabiduría encerrada en cada vivencia. No aprenderemos la lección juzgando ese momento como bueno o malo, sino dejándonos llevar, fluyendo en ese instante irrepetible, aceptándolo, de este modo nuestra mente y su continuo pensar no se interpondrá entre la experiencia y el conocimiento de la misma.

Se trata de escuchar a nuestro ser interior, a nuestro cuerpo, a prestar más atención a lo de dentro que a lo fuera, de sentirlo, de conectar con lo que somos. Ahí dentro el conocimiento se transmuta en sabiduría. Esta misma sabiduría que permite conocernos a nosotros mismos, es la que hace posible que conozcamos a nuestros semejantes y a todo lo que existe en el universo. Esta sabiduría es consciencia, pero consciencia que es consciente de sí misma.

Algunas de estas prácticas, pueden ayudaros a conoceros a vosotros mismos:

  • Aprende a calmar tu mente, a serenarla, en ese estado sus respuestas son sinceras, y ciertas, porque aunque ella te las da, vienen de más adentro.
  • Tus emociones y sensaciones, son el reflejo de la mente en el cuerpo, si aprendes también a observarlas sin dejarte arrastrar por ellas, te ayudaran a saber más de ti.
  • Cuando aparezca un pensamiento que es nuevo, fresco, no repetitivo, no sea una reacción, lo que lo ha generado es tu verdadero YO, escúchalo
  • No existe el azar, creer que las cosas suceden por buena o mala suerte, es negarte a tomar la responsabilidad de pasar a la acción y de hacer, lo que tienes que hacer. Si te descubres haciendo esto, puedes aprender mucho de ello, pregúntate por que puedes estar haciéndolo, y responde con el corazón.
  • Disfruta el silencio, es pura sabiduría, es la biblioteca en la que están todos los libros del conocimiento interior.
  • Observa, sobre todo la naturaleza, fíjate con atención, deja que la belleza de lo que te rodea te atrape, te deje boquiabierto, y te muestre cuanta magia pura y sabiduría esconde, y como en el fondo tú, ya sabes todo eso.
  • Medita, no nos cansaremos de decírtelo, no importa de qué forma, meditar es también observar un pájaro en tu balcón, o sentir un rayo de sol sobre tu cara, es estar absorto en este instante, el presente.

Yo ya sé lo que eres, lo importante que eres, y lo sé porque soy como tú. Nunca pares de ahondar en tu autoconocimiento.

Esta entrada pertenece a la serie “Las 10 Claves de la Felicidad“, la anterior fue: “Renunciar a la ira, envidia y otras emociones tóxicas.” y la siguiente: “Aprender a No Juzgar

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
quietud

El Silencio, la quietud

“El equivalente del ruido externo es el ruido interno del pensamiento.
El equivalente del silencio externo es la quietud interna.
La quietud es la única cosa de este mundo que no tiene forma. Pero en realidad no es una cosa, y tampoco es de este Mundo”
ECKHART TOLLE 

El silencio representa lo infinito, la eternidad, la paz interior y la fuente de toda creación. El silencio, la quietud mental es quizás el más deseado anhelo de toda persona que comienza su andadura hacia el camino interior. El silencio, representa al observador, al espacio donde reside la conciencia. Más profundo que las formas o los pensamientos, ese espacio es donde el mundo no manifestado toma forma para manifestarse.

Toda idea, todo pensamiento, toda acción o creación provienen de ese espacio de silencio y quietud. Pregúntate por un instante de donde proceden tus pensamientos…Es posible que no surja ningún pensamiento o por el contrario, que tu mente viciada en su adicción al pensamiento te responda a las preguntas adoptando 2,3,4 o 5 voces. Ella sigue con su conversación y su “chachara” interior. No caigas en el error de identificarte con ella, tu no eres ella. Tu eres ese espacio interior, ese silencio, el verdadero Ser, la Vida que hay en ti.

Acceder a ese espacio, es felicidad, alegría, sabiduría. Es acceder a una dimensión perfecta, profunda…

Aunque hay cantidad de ejercicios para tratar de acceder, conocer ese espacio interior y ahondar en él, voy a tratar de explicarte uno muy simple y rápido:

El ejercicio de quietud mental “Yo Soy

Ahora mismo, da igual el lugar donde estés, solamente necesitas uno o dos minutos de silencio.

  • Cierra tus ojos y céntrate en tu respiración.
  • Debe ser una respiración abdominal. Intenta inspirar y expirar lo más lento posible por la nariz. Todo el tiempo vigilando como el aire llena tus pulmones y todo el oxigeno es consumido por tu cuerpo. Puede que notes sensaciones por todo el cuerpo, quizás desconocidas hasta el día de hoy.
  • Cuando logres que tu mente no sea arrastrada por otros estímulos o pensamientos, comienza a repetir en tu interior, “Yo Soy”, dejando un pequeño espacio entre el “Yo” y el “Soy”.
    Si eres capaz de apreciar el silencio, la quietud interior entre las dos palabras, estás accediendo a tu Ser, a la fuente de creación que hay en ti, a la Vida que eres.

Practica a diario este ejercicio, es una potente herramienta de meditación, simple y efectiva. Cuanto más entrenes ese poder de concentración y observacion interior mayor será tu facilidad para regresar o mantenerte en él. Entonces empezaras a controlar tu mente, y no ella a ti.

Recuerda, la mente es el mejor de tus siervos, pero puede ser el peor de tus amos.

 

Sería curioso, incluso divertido, conocer las respuestas que os brinda vuestra mente. Animaros y compartirlas en los comentarios… como se suele decir: “si uno no se ríe de el mismo, ¿de quien se va a reír?”

 

Esta entrada pertenece a la serie “Las 10 Claves de la Felicidad“, la anterior fue: “Vivir el Momento Presente” y la siguiente: “La necesidad de aprobación externa


Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS