Archivo de la etiqueta: liberación

ego y su necesidad de que todo es personal

Aprender a NO tomarse todo como algo personal

ego y su necesidad de que todo es personalMe gustaría hablaros de una posición ante la vida que a mi particularmente me ha servido y muy mucho, para restarle importancia a los desencuentros que algunas circunstancias atraen a nuestras vidas.

Aprender a no tomarse las cosas, los juicios, las palabras y hasta los hechos como algo personal, es una habilidad que puede resultar muy útil, y sobre todo muy liberadora.
Cuando caes en el error de tomarte todo lo que llega a tus oídos como algo personal, sientes la necesidad de identificarte con ello. Mejor dicho, tu ego necesita de ello. Responderá ofensivamente contra ti o contra la otra persona si te sientes desprestigiado y se sentirá alagado e incrementado si lo que recibes son palabras alentadoras.

En cualquiera de los dos casos, busca la aprobación externa, y aunque en ocasiones lo consiga, cedes toda tu valoración personal al juicio de otra persona, aún por encima del tuyo propio.
Un juicio, que no deja de ser relativo y condicionado por el punto de vista personal de alguien que valora en función de su situación actual o incluso intereses.
Por ello es necesario que no te tomes las cosas como algo personal, sobre todo cuando esas palabras atentan contra ti.

Todos sabemos que en función de las circunstancias reaccionamos de una manera u otra ante las mismas situaciones.

Por poner un ejemplo:

Puede que un día, te hayas estado preparando, acicalando durante mucho tiempo, para reunirte con tus amigos o amigas. Poco antes de salir por la puerta del portal, te encuentras con un vecino o vecina, que lleva un día de “perros” (con todo el respeto) o simplemente siente envidia por lo bien luces. Y su comentario sea ofensivo para ti. Algo referente al peinado, o al vestido, los zapatos o cualquier otro accesorio que se te ocurra…

Si te tomas su juicio como algo personal, en ti se crea una gran inseguridad. Quizás te arrepientas de alguna de tus elecciones sobre el conjunto, pero lo cierto es que fuera cual fuera tu elección, esta no hubiera sido distinta. Esa persona, en ese momento, arrastra cantidad de sensaciones negativas, recogidas a lo largo del día. Y aunque sea una bella y buena persona, ni si quiera es consciente de que te ofende. Es como si en ese momento estuviera dominada por un virus, y éste sintiera la necesidad de propagarse para cumplir su misión de seguir infectando a más personas. Tal como funciona un virus informático, o un virus gripal.
Es un ego despertando a otro ego. Alimentándose de la necesidad de juzgar y luchar.

Bajo esa situación imaginaria, aparece un hecho que todos realizamos en algún momento. Incluso con nuestros seres queridos. No significa que seamos malas personas o no los queramos, simplemente actuamos de manera inconsciente porque nuestro punto de vista siempre está condicionado, sobre todo cuando nos dejamos arrastrar por los acontecimientos de un mal día.

Cuando comienzas a aplicar esta habilidad de no tomarse los juicios o acontecimientos como algo personal. Eres inmune a ese virus del que hablábamos antes. Es una gran liberación. Los comentarios, los hechos, son los mismos, pero se puede decir que estás vacunado. Ya no sólo no te afecta lo que pienses los demás, sino que comprendes que en ocasiones, en la mayoría de las ocasiones, las personas actuamos en función de los acontecimientos y situaciones. Algo que todos en algún momento hemos hecho.

Además, el hecho de conocerlo y aplicarlo, minimiza enormemente tu necesidad de juzgar y automatiza el perdón hacia los demás.

Namasté.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Afirmaciones sobre el Perdón

Afirmaciones para perdonar

Afirmaciones sobre el PerdónEl perdón es la fragancia que derrama la violeta en el talón que la aplastó (Mark Twain)

En este nuevo capítulo de la serie de afirmaciones, vamos a cultivar una cualidad a veces incomprendida como es el perdón. Nada tiene que ver el perdón con aceptar que se ha pecado. El pecado en ultima instancia es actuar en perjuicio de uno mismo, y su finalidad es la de aprender, no la de que Dios te castigue por ello.

Perdonar es liberador, te liberas del poder que le has dado a otra persona o circunstancia, de modo que ya no puede lastimarte. Es poner la otra mejilla para dar lo mejor de nosotros mismos. Es la manera mas sencilla de encontrar la paz y serenidad. Es el nivel de compasión máximo al que puede optar el ser humano.

La máxima expresión del perdón aparece en la frase “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, que cita Jesús cuando esta siendo crucificado. El no está juzgando los hechos de las personas por las que implora perdón, esta pidiendo un deseo al Creador para que sane sus mentes. Que bella contradicción para todos los que habitualmente castigamos al pecador.

Como suele ser habitual al final del artículo, te dejo un enlace a una descarga por si prefieres tenerlas en papel y/o agregar al final afirmaciones propias en un espacio que te he reservado.

 

Afirmaciones sobre el Perdón

  • El perdón me da libertad, me convierte en un ser libre.
  • El perdón me da poder, y se lo quita a las personas y circunstancias sin que me puedan hacer daño.
  • El perdón hace que comprenda con el corazón lo que mi hermano hace con la cabeza.
  • El perdón me lleva a la paz y el sosiego que anhela mi ser
  • El perdón hace que fluya lo mejor de mi mismo
  • El perdón transforma el pecado en un error del que aprender.

 

Si quieres conocer más información sobre el poder de las afirmaciones, te recomiendo este artículo.

Enlace de la descarga: Afirmaciones para perdonar (clic botón derecho del ratón > Guardar enlace como… para descargar)

[sam_ad id=”2″ codes=”true”]

IR AL ÍNDICE DE LA SERIE

Namasté

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Auto-obligaciones

Las cadenas del “tengo que”

Auto-obligacionesHace ya un tiempo hablamos de la importancia de saber hablar con uno mismo de un modo responsable y respetuoso, por que al fin y al cabo, somos nosotros en nuestro interior quienes tomamos la última palabra y damos o quitamos importancia a los acontecimientos.

Hoy a través del poder de la palabra nos centraremos en dos frases que suponen una obligación no necesaria, como son:“tengo que …”, “debería …”, etc.

Las palabras, más allá de ser simples sonidos, tienen poder. Refuerzan el poder de nuestros pensamientos al ponerlos como escritos. Unas palabras pueden crear, liberar o impulsar, pero otras pueden destruir, atar o minimizar tu vida.

En este segundo grupo de palabras que esconden negatividad englobamos a “tengo que ” y “debería “.
En la mayoría de las ocasiones cuando hablamos o pensamos en hacer algo, en tomar acción respecto a alguna circunstancia, recurrimos a dicha frase.

Trataré de explicar con un ejemplo:

“Tengo que pintar mi habitación”

El mero hecho de “tener que” implica una obligación, una cadena, una especie de atadura invisible que te vincula a hacerlo sí o sí. Aparentemente, puede parecer una forma más de planificar una tarea, pero el ego se identifica con ella y siente la necesidad de culminar esa acción por que le supone una pesada carga y le ofrece una identidad. Más aún cuando nos marcamos un objetivo fijo u obligatorio en el tiempo: “Tengo que pintar mi habitación antes de la semana que viene…”
Si todo va sobre ruedas y ningún contratiempo o la misma pereza sabotean ese proyecto, tu mente se siente liberada una vez acaba la tarea…hasta que volvemos a condenarla a cumplir el siguiente “tengo que…” .
En cambio, si por algún motivo, no lo conseguimos, genera una enorme frustración. Nos sentimos derrotados, y muy posiblemente listos para juzgar toda la experiencia como desagradable, sobre todo cuando la lista de “tengo que…” es tan larga que parece no tener fin. Es cuando surge una sensación de desanimo que parece decirnos que nunca acabamos nada y en último termino nos hace creer que somos un desastre o un fracaso.

Aunque éste sea sólo un ejemplo, fijaros que lo podéis aplicar a casi cualquier “tengo…” Ya sea: “tengo que dejar de fumar”, “tengo que hacer deporte”, “tengo que visitar a Luis” Todos esos “tengo” son en definitiva un autoimposición. Una cadena que te mantiene atado y así no es posible el éxito, estas abonado al fracaso.

Minimizando los “tengo…”

Una buena manera de sustituir todas esas palabras que implican deber u obligación es incorporando a tu vida el “me gustaría”. “Me gustaría hacer” te libera de la carga. No te identifica directamente con la acción. Simplemente es una preferencia. Algo que tienes en mente y que depende como se den las circunstancias y tus intenciones te pueden acercar a ello o separar y posponerlo, pero en ningún caso aparecerá la sombra del fracaso por no cumplir tu obligación.

Este simple cambio de palabra a “Me gustaria”, nos quita presión, nos libera y es seguro que al realizar la acción que sea, esta sera realizada mucho más livianamente que si de una obligación se tratara. Me atrevería a decir que ademas la acción en cuestión sería realizada bastante antes y con más éxito en el resultado.

Quizás la lista de “me gustaría…” pueda ser igual o más larga que la anterior de “tengo que…”, pero la liberación, el desapego no será el mismo.
Es posible, que el “me gustaría hacer deporte” acabe haciéndose realidad. Puede que alguien te anime, y se también se una a realizarlo, o puede que no…pero tu ya no estás apegado igualmente al resultado. Solamente estás abierto a la  posibilidad y no a la obligación.

Conclusión

Si tu lista de “tengo…” es demasiado larga y comienza a ser más bien una carga, sustituye todos aquellos “tengo…” que puedas por “me gustaría…”
Verás como un poco tiempo, nada más lo comiences a aplicar, acabas cumpliendo más deseos o “autobligaciones” que antes y lo mejor de todo sin sentirte mal, o encadenado a las “Obligaciones” que no has podido llevar a cabo.

 

Ponlo en práctica aunque sólo sea con las acciones que te gustaría tomar en el día, y comprueba tu mismo los resultados…estoy seguro de que te sorprenderán.

Namasté

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
pergamino

Las 10 Claves de la Felicidad

Con esta entrada quiero hacer un pequeño índice resumen de una serie de futuras entradas sobre las 10 Claves para una vida feliz.

Cada una de ellas hablará de una única clave. La explicará y propondré un ejercicio para que podáis practicar vosotros mismos. Serán ejercicios que os llevaran aproximadamente 1 o 2 minutos y los podréis realizar tranquilamente a medida que leéis la entrada.

Trataré de seguir un guión basado en una conferencia de Deepak Chopra, un escritor al que sigo a menudo. Pero lo intentaré complementar con mis propias experiencias.

Introducción

Ya desde la antigüedad se conocen ciertas acciones y cambios de conciencia que permiten disfrutar de una vida feliz. Son caminos a una vida consciente que llevan a la persona a ver el mundo como un espejo de si mismo y no simplemente como un ser separado del resto.

Las 10 Claves

    1. Escuchar la sabiduría del cuerpo.

    2. Vivir el momento Presente.

    3. El Silencio, la quietud.

    4. La necesidad de aprobación externa.

    5. Renunciar a la ira, envidia y otras emociones tóxicas.

    6. El Auto-Conocimiento.

    7. Aprender a NO juzgar.

    8. Eliminar las toxinas del cuerpo y mente.

    9. Cambiar el miedo por el Amor.

    10. Vivir una Vida Consciente.

Iré actualizando esta entrada a medida que publique nuevos capítulos y así os dejaré un enlace a cada una de ellas.

 

Espero que las disfrutéis.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Parte de la Naturaleza

Las 7 leyes espirituales del éxito

Como parte del Universo que somos, toda la sabiduría y abundancia que éste contiene también está en nosotros. Realmente somos Uno con esa conciencia Universal que se expresa a través de lo manifestando, en el mundo de las formas. Tenemos todo el poder para acceder a todo ese reino de inagotables recursos por que estamos, en último termino, compuestos de la misma materia que todo lo que nos rodea.

Existen unas pequeñas leyes para acceder a esa fuente que todo lo genera, y estar en sincronía con ella. Si habeís leido el éxitoso libro “El Secreto” puede que algunas de ellas os suenen, pero trataré de ser “menos comercial” y emplear un lenguaje más profundo basandome en el libro de Deepak Chopra: “Las 7 Leyes espirituales del Éxito”.

1. La ley de la potencialidad pura:

La fuente de toda creación es la conciencia pura… la potencialidad pura que busca expresarse para pasar de lo inmanifiesto a lo manifiesto. Y cuando nos damos cuenta de que nuestro verdadero yo es la potencialidad pura, nos alineamos con el poder que lo expresa todo en el universo.

CÓMO APLICAR LA POTENCIALIDAD PURA:

  • Medita 2 veces al día, 30 minutos por la mañana y otros 30 por la noche.
  • Dedica parte de tu tiempo a estar en comunión con la Naturaleza.
  • Práctica el hábito de no juzgar. Permite se solamente un observador.

2. La ley de dar:

El universo opera por medio de un intercambio dinámico… Dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de la energía en el universo. Y si estamos dispuestos a dar aquello que buscamos, mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida.
CÓMO APLICAR LA LEY DE DAR:
  • Pon en circulación la alegría, la felicidad, la riqueza y la prosperidad. No desaproveches la oportunidad cada vez que te encuentres con alguien.
  • Recibe con gratitud los regalos que la vida te da, incluso los mas pequeños. Agradece un despertar, un anochecer, un agradable olor, etc..
  • Da y permite recibir amor, cariño, afecto y aprecio.

3. La ley del Karma o causa y efecto:

Cada acción genera una fuerza de energía que regresa a nosotros de igual manera… Cosechamos lo que sembramos. Y cuando optamos por acciones que les producen alegría y éxito a los demás, el fruto de nuestro karma es también alegría y éxito.

CÓMO APLICAR LA LEY DEL KARMA O CAUSA Y EFECTO:

  • Observa las decisiones que tomas en cada momento. El hecho de observar las traerá a tu conciencia.
  • Pregúntate antes de actuar siempre estas dos cosas: ¿Cuales son las consecuencias de esta decisión? ¿Traerá esta decisión felicidad y realización tanto para mi como para aquellos a quienes afectará?
  • Consulta la decisión con tu corazón y observa el bienestar o malestar que se genera en ti. En él encontrarás la respuesta.

4. La ley del menor esfuerzo:

La inteligencia de la naturaleza funciona con toda facilidad… con despreocupación, con armonía y con amor. Y cuando aprovechamos las fuerzas de la armonía, la alegría y el amor, creamos éxito y buena fortuna con gran facilidad.

CÓMO APLICAR LA LEY DEL MENOR ESFUERZO:

  • Práctica la aceptación. Acepta a las personas, situación, circustancias y sucesos que se te presenten. Reconoce que cada momento es como debe ser.
  • Aceptando esto comprendes que toda responsabilidad reside en ti. Y cada problema o situación desfavorable esconde una oportunidad disfrazada.
  • Renuncia a la necesidad de defender tu punto de vista. No sientas la necesidad de convencer a los demás. Permanece abierto a todas las opiniones pero no te aferres a ninguna de ellas.

5. La ley de la intención y el deseo:

Inmanente en toda intención y en todo deseo está el mecanismo para su realización… la intención y el deseo en el campo de la potencialidad pura tienen un infinito poder organizador. Y cuando introducimos una intención en el suelo fértil de la potencialidad pura, ponemos a trabajar para nosotros ese infinito poder organizador.

CÓMO APLICAR LA LEY DE LA INTENCIÓN Y EL DESEO:

  • Escribe una lista con tus deseos y llevala siempre contigo. Ojeala siempre antes de entrar en silencio y meditar, antes de ir a dormir y a la mañana al despertar.
  • Despreocúpate del resultado, mantén siempre en tu mente que el Universo ya esta trabajando en tus deseos. Se paciente, no existen la prisas para el Universo.
  • Se consciente del momento presente en todos tus actos. Acepta el presente tal y como es y proyecta tus deseos a través de la intención y tus deseos más profundos.

6. La ley del desapego:

La sabiduría de la incertidumbre reside en el desapego… en la sabiduría de la incertidumbre reside la liberación del pasado, de lo conocido, que es la prisión del condicionamiento anterior. Y en nuestro deseo de ir hacia lo desconocido, el campo de todas las posibilidades, nos entregamos a la mente creativa, que orquesta la danza del universo.

CÓMO APLICAR LA LEY DEL DESAPEGO:

  • Comprometete con el desapego. Permite a los demas que sean como son y no interpongas tercamente tu opinión de como deben ser las cosas.
  • Convierte la incertidumbre en un elemento esencial de tu experiencia. Y acostúmbrate a apreciarla por que de ella surgirán las soluciones espontáneamente.
  • Permanece abierto a todas las posibilidades. Cuando adoptas esta actitud no limitaras tus oportunidades.

7. La ley del “Dharma” o propósito en la vida:

Todo el mundo tiene un propósito en la vida… un don único o talento especial para ofrecer a los demás. Y cuando combinamos ese talento único con el servicio a los demás, experimentamos el éxtasis y el júbilo de nuestro propio espíritu, que es la meta última de todas las metas.

CÓMO APLICAR LA LEY DEL “DHARMA” O PROPÓSITO EN LA VIDA:

  • Mantén la conciencia del ser intemporal y eterno; tu alma, espíritu, ser, o como elijas llamarlo, en medio de la experiencia limitada por el tiempo. En él, en el silencio, residen todas las respuestas que ansías conocer.
  • Haz una lista con tus talentos únicos, exploralos, explotalos y ponlos al servicio de los demás. Estarás atrayendo abundancia tanto para ti como para los demás.
  • Pregúntate todos los días, ¿cómo puedo servir? ¿en qué puedo ayudar?

 

Recursos: Las 7 leyes espirituales del éxito, Deepak Chopra.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Si no tuvieras miedo, ¿qué harías?

¿Tienes miedo a los Cambios en tu Vida?

Si no tuvieras miedo, ¿qué harías?

Tus miedos son monstruos de papel, cuando te enfrentas a ellos, los espantas de un soplido.

 

 

Es paradójico cuando menos, que seamos tan reacios a cambiar, inclusive en esas costumbres que sabemos nocivas y que repetimos una y otra vez automatizados. Muchas de ellas nos hacen sentir realmente desgraciados, aun así, preferimos vivir con esa desdicha que nos es familiar y nos proporciona cierta seguridad, antes de subirnos a un tren distinto al habitual  y de destino incierto.

Cada uno de nosotros en su interior conoce donde y cuando le aprieta el juanete, vamos calzados con 3 números menos, y no hacemos nada al respecto, puede más el miedo a lo desconocido y la incertidumbre, que el soportar ese dolor puntual, al que estamos acostumbrados. Y es que ¿quiénes seriamos sin nuestros problemas, verdad?. ¿Quiénes seriamos sin esa situación de vida, que nos aprieta y que gustosamente compartimos con nuestros más íntimos amigos, quizás para que se compadezcan de nosotros, perpetuando nuestro inútil sufrimiento hasta la saciedad?

Deja que te diga mirándote a los ojos lo que seríamos; seriamos seres libres, sin temor, nos despojaríamos de todas esas ideas autolimitadoras que nos atan y nos esclavizan. Seriamos ese SER de poder infinito, ilimitado y AMOR puro. Seriamos por fin lo que hemos siempre sabido en el fondo de nuestro corazón, y nuestras mentes parlantes y limitadas por nuestras creencias han estado ocultando.

Te preguntaras, ¿Cómo lo sabes?… Tu también lo sabes, solo que no te das cuenta, te pasa en esos instantes en los que simplemente fluyes, vas a favor de la corriente, en los que las cosas suceden solas, sin esfuerzo, en los que estas conectado con TU ESENCIA VERDADERA, en los que la alegría se desborda, en los que los pensamientos son inexistentes en tu mente, y ni siquiera hay un yo que se esté dando cuenta de lo grande y único que es ese momento, sencillamente eres ese momento.

Recuerdas algún instante en el que la belleza del mismo te haya dejado sin palabras, con la boca abierta y absorto, seguro que sí. Seguro que recuerdas por ejemplo cuando nació tu hij@, el día que besaste por primera vez a tu novi@, aquel balón que llega a Andres Iniesta y cuyo remate que parece que no llega nunca y tarda como 10 Segundos en llegar a la portería y suponer un Mundial, las gotas de roció, o lluvia, iluminadas por los rayos del sol tempranero convirtiéndolas en verdaderos diamantes.

Y es que cuando te dejas asombrar por lo que te rodea, y miras a tu alrededor con ojos curiosos y ávidos de no perderse nada de ese instante, todo es único, diferente, asombrosamente ligero y perfecto en su esencia, tus patrones mentales, costumbres y situaciones de vida que no son TU, desparecen como la espuma de las olas en el mar. Desaparecen pues esos clichés que tienes guardados a punta de cincel en tu mente, en las conexiones neuronales de tu cerebro, y que creías que no podrías cambiar jamás. Son solamente creencias y las puedes cambiar cuando quieras.

Nada que no desees existe, sin que por otro lado exista justo lo contrario, que es lo que deseas realmente, ese contraste es el que te hace sentir mal. Tu estas aquí y ahora con esta situación de vida que no aceptas y quieres justo lo contrario, pero te estas centrando en lo que no quieres, así lo perpetuas. Este contraste es el que te impulsa al cambio que tanto miedo te produce, y ese cambio es tu verdadera salvación.

Atrévete a  dar un giro a tu vida, ya sea en el mundo laboral, en las relaciones personales, o porque anhelas mas prosperidad y bienestar, permíteme que te sugiera unos sencillos pero efectivos pasos:

  1. Aprovecha la vida que eres, no puede ser vivida por los demás. Tus padres, Amigos, Pareja, Hijos, ninguno de ellos por muy buenas intenciones que tengan, pueden hacerte vivir de un modo que no deseas, si vives la vida de otros, no eres vida.
  2. Cualquier cosa que desees, la puedes conseguir, utiliza esas creencias que te limitan para darles la vuelta y acercarte a todo lo que anhelas. El contraste entre lo que quieres y lo que no quieres, hace posible el cambio.

    El Miedo llamó a la puerta, el Amor abrió y ya no había nadie.
  3. Adáptate a cada situación, se flexible, se lo suficientemente sabio como para aceptar lo que es inevitable y no nadar contra corriente, y sabio también para poner los medios apropiados para pasar a la acción y solucionar la situación si es posible.
  4.  Lo mismo que puedes aprender una habilidad nueva en el momento que lo desees si prácticas lo suficiente, puedes cambiar cualquier cosa referente a ti. Incluso tus miedos, tus maneras equivocadas de pensar, o tus adicciones. Recuerda que uno es el arquitecto de las conexiones neuronales de su cerebro. Esto es lo que crea realmente los patrones de pensamiento. Moldea los tuyos, los que tu quieres.
  5. Se consciente de que los cambios llevan su tiempo, no te propongas saltos enormes, que hagan que te desesperes por que no llegan, ve poco a poco. Solo tienes que dar el primer paso para empezar a recorrer el camino.
  6. Disfruta del proceso de cambio, consciente de que habrá momentos álgidos y momentos de debilidad, entre tanto tu estas en el medio de ambos, tranquilo, sereno y con las cosas claras. Sabes que el camino es así. Anímate con cada cambio, por pequeño que sea, el que te sientas BIEN es la clave.
  7. Si tienes la ocasión, rodéate de esos maravillosos seres humanos que aportan siempre algo a todas nuestras vidas, muchas veces gente sencilla y corriente, pero que encierra en su interior una sabiduría innata. Y no olvides esto, todos los seres humanos tenemos algo que nos diferencia del resto y nos une a todos, en cada persona hay algo de lo que podemos aprender, siempre.

 

Para finalizar, todo cambio nace de un compromiso, primero con uno mismo y luego con el resto de la conciencia universal que somos y de la que formamos parte; estamos aquí para evolucionar juntos, si creemos que es muy difícil, o nos da pereza, o cualquier otra excusa que se nos ocurra, pues eso SOLO SON EXCUSAS, tu mente ha vuelto a entrar por la puerta de atrás. Réstale importancia a lo que pasa por tu mente, aprende a observarla sin juzgarla y la convertirás en una herramienta maravillosa a tu servicio, Pasa a la acción, ATRÉVETE A CAMBIAR nunca es tarde, tus miedos son monstruos de papel, cuando los conoces y te enfrentas a ellos, los espantas de un soplido, merece la pena ser libre.

 

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Consumismo Innato

La Sabiduría Escondida en lo Material

Consumismo Innato
Logotipos y anagramas.

En el día a día de nuestras vidas, rara vez nos detenemos a reflexionar hacia dónde vamos, si somos nosotros los que nos movemos o simplemente algo nos lleva. Una sociedad basada en una economía de consumo en la que parecemos ser transportados en una escalera mecánica y simplemente miramos hacia los lados señalando con el dedo lo que nos queremos llevar a casa, y que sin duda ocupara el último espacio libre que nos quedaba en el trastero o garaje después de unos días.

Creemos que somos libres por poder elegir lo que compramos, pero realmente nosotros no hemos elegido, nos han levantado el brazo y han estirado nuestro dedo señalando aquello que nosotros no necesitamos la mayoría de las veces, pero que con tanto interés el mercado necesita vendernos.

Siempre podemos hacer limpieza y deshacernos de esas cosas que ya no llenan el vacío que en su día pretendieron rellenar, para así poder seguir con el ciclo de “adquirir-almacenar-tirar“, la Santísima Trinidad del Dios Mercado, o en su defecto “adquirir-retirar lo obsoleto o estropeado-tirar”.

Entonces somos lo que tenemos, o a lo que nos dedicamos, de ello dependen nuestro valor, estatus o posición en la sociedad. Nos medimos por la relación que tenemos, la casa en la que vivimos, el coche que conducimos, los lugares que visitamos en vacaciones, y además la profesión a la que nos dedicamos, porque no solamente somos lo que tenemos, también somos lo que hacemos.

Aquí aparece el secreto que encierra la materialidad, todo lo material es efímero, es perecedero, nada es para siempre, intentaremos seguir rellenando este vacío que nos aparece al darnos cuenta de esta gran verdad que todos nosotros sentimos en el fondo de nuestro corazón, y de hecho conseguiremos rellenar ese vacío, pero cada vez nos resultara más difícil, más complicado encontrar esa relación que nos llene, esa casa que nos haga sentirnos realizados o ese trabajo o posición dentro de la sociedad que complete nuestra vida.

Sufrimos, aparece el dolor, el temor a perder lo que tanto nos ha costado conseguir, a que deje de ser o peor aún, que nos lo puedan quitar.

Esto que puede parecernos una tragedia si lo padecemos en nuestras carnes, es a veces el único modo de poder recuperar la vida que somos, la única manera que a veces tiene el ser humano para volver a ser consciente de sí mismo, es el dolor, el sufrimiento, el vacío que se siente al ser consciente de  que, MI VIDA NO ESTA COMPLETA, todavía no he llegado al lugar  en el que por fin pueda decir SOY FELIZ.

En ocasiones no existe otro modo de despertar del sueño en el que estamos inmersos y en el que la sociedad de consumo tiene tanto interés en mantenernos, realmente la publicidad es una ciencia increíble, lástima que se utilice para manejar al ser humano solo con carácter lucrativo y reducirle a un consumidor.

sonrisa
No hay nada como la sonrisa de un niño.

Somos vida, somos completos, repletos, las cosas más sencillas encierran una simplicidad maravillosa; respirar, reir, jugar con los niños, un paseo por el bosque, una tarde con los amig@s, o incluso una mañana de compras (aunque parezca increíble), el momento nos atrapa, nos captura, nos libera sin darnos cuenta de preocuparnos por lo que hacemos o tenemos, simplemente somos en ese momento, no hay diferencia entre nosotros y lo que estamos haciendo, somos uno.

Esto nos libera, nos relaja, pues el estar continuamente rellenando los vacíos materiales es una carga mental que agota, que mina nuestra energía; uno se siente ligero, limpio, relajado, nuevo, siente que forma parte de un todo y que a la vez lo es todo, entonces ya no se necesita llenar la vida, ahí nos damos cuenta de que SOMOS VIDA.

Todo lo material tiene su parte en esta vida que eres, esta ahí para tu disfrute, para que puedas experimentar, interactuar con ello, pero sin obsesiones, sabiendo en todo momento que las cosas van y vienen y tú las disfrutas a tu medida.

Algunas de las siguientes anotaciones pueden ayudarte a vivir el disfrute de los objetos materiales

  • Disfruta de las posesiones. Sí, pero se conscientemente de que ellas no son tú. De este modo la experiencia es más relajante y llegaras a disfrutar muchísimo mas de cada cosa.
  • Exprímelas al máximo, entretente con ellas, pero no llegues a obsesionarte. Una de las cosas más importantes, sino la más, es estar presente en cada momento. Busca esos objetos materiales que fomentan la presencia.
  • Valora y agradece todo aquello que ahora tienes. Empezando por ti mismo, siempre.
  • Cuando tengas en mente una nueva adquisición valora detalladamente la necesidad de la misma, pero evita el auto-engaño. Todos sabemos que la mayoría de nuestras compras acaban en el fondo de un armario y/o se convierten en un estorbo dentro de casa al poco tiempo de su adquisición.
  • Valora cuáles son tus necesidades primarias actuales y observa si la futura compra está dentro de esa lista.
  • No te precipites en la compra de un producto si finalmente decides comprarlo, mira bien posibles alternativas o productos similares de la competencia, analizando sus pros y contras. Si verdaderamente necesitamos algo, por lo menos que cumpla con nuestras expectativas.

Experimentar lo material puede convertirse en un juego, en algo maravilloso, cuando le restas importancia y disfrutas del deseo que crece en tu interior para poder interactuar con ese objeto o experiencia, viviendo con todo detalle ese instante que te cautiva y hace que dentro de ti todo resuene y vibre en armonía perfecta.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS