Archivo de la etiqueta: Dios

Gracias a la Gratitud…

gratitud

[Lgratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás.] CICERÓN.

De bien nacidos  es ser agradecidos. Popular frase que sin embargo tiene una importancia desconocida para la mayoría de las personas. Y es que detrás de ésta actitud de gratitud ante la vida se esconde un secreto maravilloso, apoyado por los últimos experimentos científicos.

Se sabe que demostrar gratitud y bondad sincera, genera serotoninas, y no sólo para la persona que realiza el acto, sino que las personas que reciben esa generosidad e incluso las que la presencian aumentan sus niveles de serotoninas. Las serotonina es un neurotransmisor, el mejor fármaco existente ante situaciones de estrés, ansiedad, o depresión, de echo los fármacos antidepresivos lo que hacen es estimular artificialmente el cerebro para generar serotoninas.

Es así que las personas que se sienten agradecidas y viven en la gratitud, encuentran felicidad, dicha y abundancia, además de generar más situaciones por las cuales estar agradecido, y es que es bien conocida en varias enseñanzas espirituales que recogen como ésta práctica genera beneficios a todos los niveles.

La ciencia a través de la mecánica cuántica está empezando a demostrar que somos los creadores de nuestro mundo, que nuestros pensamientos, emociones y sensaciones crean nuestras experiencias de igual modo que un imán. Pensamientos de gratitud puros, crean emociones y éstas las correspondientes sensaciones, comenzamos a emitir vibraciones en una frecuencia de onda determinada, el universo responde a esas vibraciones creando experiencias con la misma frecuencia de onda.

Nuestro cuerpo actúa como un emisor y un receptor de frecuencias de onda, y aquello que emitimos, es lo mismo que recibimos. Por lo tanto si emitimos sensaciones verdaderas de gratitud, el universo hace lo que sea necesario, para proporcionarnos más experiencias que generen agradecimiento.

Esto confirma el significado de estos dos principios:

Cambia tus pensamientos y cambiaras tu vida

-Sí cambias la manera de mirar las cosas, las cosas que miras cambian.

No se trata para nada de frases hechas, son del todo ciertas y como he mencionado están siendo corroboradas con experimentos en el laboratorio por la mecánica cuántica .

Actos como bendecir la mesa, dar gracias a Dios por haber atendido nuestras oraciones y otras prácticas asociadas a diferentes religiones, son en sí actos de gratitud, pero hasta ahora, no se había encontrado prueba material alguna de la relación entre el acto en sí, y sus efectos.

Nuestras recomendaciones para vivir en gratitud:

  1. Levántate cada mañana dando las gracias, agradeciendo un día más en esta maravillosa experiencia.
  2. Da gracias por lo que eres, lo que tienes, y tanto o más importante aún, por lo que serás y tendrás; si lo haces de verdad y de corazón esa es la vibración que emites al universo, y este te devolverá lo que le estas dando.
  3. Se generoso, bondadoso y agradecido con tus semejantes, es una de las maneras más sencillas y gratificantes de sentirse bien con uno mismo.
  4. Cuando aparezca ante ti una experiencia que no te agrade, da las gracias por el secreto fantástico que encierra en su interior y que ahora mismo no puedes ver, te aseguro que con el tiempo te será revelado.
  5. Cada vez que te suceda algo agradable, da las gracias sinceramente y desde tu interior.
  6. Cuando te vayas a la cama, da las gracias por el día que termina y por el sueño reparador que te espera

 

Centrarnos en agradecer todo lo que nos da la vida que somos hace que nos encontremos unidos a la vida, captemos el propósito de la misma, y vivamos en el entusiasmo, expectación y asombro de cada experiencia.

Mi más sincera Gratitud.

Gracias, Gracias, Gracias…

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
excusas

¡Basta de excusas! Hazte responsable de ti mismo

excusas

[Una excusa es peor y más terrible que una mentira.]ALEXANDER POPE

Pocas cosas hay en la vida que reporten tanto poder y satisfacción como hacerse responsable de uno mismo.

Hacerse responsable de uno mismo, es hacer desaparecer las excusas de tu vida, es reconciliarte con tu verdadero potencial, alinearte con él y enterrar de una vez por todas una actitud reactiva ante la vida.

Lo creas o no, realmente tenemos miedo a nuestro potencial, a asumir la responsabilidad. Es más fácil culpar a los demás, culpar al mundo de nuestras limitaciones. Es el miedo a reconocer que Dios está en nosotros y nosotros en él.

Y por ello usamos las excusas. Son como capas que hemos creado y cubren a nuestro Ser, creemos que nos protegen, pero lo cierto es que nos limitan. Una excusa es como una puerta cerrada en la inmensidad de la mente, y lo que la mente no ve, nunca podrá ser…

Usamos excusas a diario para todo: ante las dificultades, ante tomar ciertos riesgos en la vida, ante la falta de tiempo, ante el “qué pensarán si lo hago”, etc… El catálogo es prácticamente inagotable. Cada uno ha de saber donde están las barreras que él mismo ha levantado.

Pero lo cierto es que todos tenemos el poder suficiente, la capacidad suficiente, para llevar adelante cuanto imaginemos. No debe ser la capacidad lo que nos limita, sino la propia imaginación quien lo hace.
Del mismo modo que una mesa, una silla o un coche, apareció antes como una idea en la mente de alguien, todas y cada una de nuestras “gotas” de imaginación pueden llegar a materializarse en nuestra vida. No hay límites en un universo ilimitado. Estamos hechos del mismo material que hay en las estrellas, en el aire y el todo el universo.

Toma un actitud proactiva ante la vida, participa en la co-creación del universo y de la vida, asume toda tu responsabilidad, elimina para siempre las excusas y reconoce que todo lo que ocurre ante tus ojos está creado por y para ti.

Entonces aprenderás de los errores, del dolor, incluso éste puede ser un gran maestro, y disfrutarás del placer de crecer.

Formas parte de la expansión del universo. No estás separado de él, eres uno con él.

Si quieres, puedes.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS