Archivo de la etiqueta: compasión

Afirmaciones sobre el Perdón

Afirmaciones para perdonar

Afirmaciones sobre el PerdónEl perdón es la fragancia que derrama la violeta en el talón que la aplastó (Mark Twain)

En este nuevo capítulo de la serie de afirmaciones, vamos a cultivar una cualidad a veces incomprendida como es el perdón. Nada tiene que ver el perdón con aceptar que se ha pecado. El pecado en ultima instancia es actuar en perjuicio de uno mismo, y su finalidad es la de aprender, no la de que Dios te castigue por ello.

Perdonar es liberador, te liberas del poder que le has dado a otra persona o circunstancia, de modo que ya no puede lastimarte. Es poner la otra mejilla para dar lo mejor de nosotros mismos. Es la manera mas sencilla de encontrar la paz y serenidad. Es el nivel de compasión máximo al que puede optar el ser humano.

La máxima expresión del perdón aparece en la frase “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”, que cita Jesús cuando esta siendo crucificado. El no está juzgando los hechos de las personas por las que implora perdón, esta pidiendo un deseo al Creador para que sane sus mentes. Que bella contradicción para todos los que habitualmente castigamos al pecador.

Como suele ser habitual al final del artículo, te dejo un enlace a una descarga por si prefieres tenerlas en papel y/o agregar al final afirmaciones propias en un espacio que te he reservado.

 

Afirmaciones sobre el Perdón

  • El perdón me da libertad, me convierte en un ser libre.
  • El perdón me da poder, y se lo quita a las personas y circunstancias sin que me puedan hacer daño.
  • El perdón hace que comprenda con el corazón lo que mi hermano hace con la cabeza.
  • El perdón me lleva a la paz y el sosiego que anhela mi ser
  • El perdón hace que fluya lo mejor de mi mismo
  • El perdón transforma el pecado en un error del que aprender.

 

Si quieres conocer más información sobre el poder de las afirmaciones, te recomiendo este artículo.

Enlace de la descarga: Afirmaciones para perdonar (clic botón derecho del ratón > Guardar enlace como… para descargar)

[sam_ad id=”2″ codes=”true”]

IR AL ÍNDICE DE LA SERIE

Namasté

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
la compasión

Compasión: Comprender con el corazón, con o sin razón

la compasiónLeí en algún sitio que si una emoción humana por si sola sería capaz de llevarte a la felicidad esta sería la compasión. Su traducción literal es “sufrir juntos”, con la finalidad de ayudar al prójimo a reducir su sufrimiento.

No hablamos de ponernos en el lugar del otro, de empatía, sino de algo mucho más intenso. Ya sabemos todos por nuestras propias experiencias, que el dolor y el sufrimiento abren los ojos del alma y nos minimizan tanto que nuestro ego (falso yo mental), se retira, se retrae para dejar paso al verdadero yo que comprende con el corazón.

Para mí esta es la verdadera definición de esta palabra. Compasión: Comprender con el corazón, con o sin razón. Pero recordar, las palabras son solo señales que apuntan hacia donde hay que mirar, no son su significado.

¿Cómo es posible?… que lleguemos a ser felices compadeciéndonos de los demás, sintiendo una emoción que nos produce angustia, preocupación y nos hace sentir infelices como si la experiencia de vida que vive la otra persona fuera la nuestra.

El mundo es un constante de opuestos, de contradicciones, es una paradoja. Se podría decir que nuestra percepción se apoya en la dualidad. Conocemos lo que es alto, por lo que es bajo, lo que es blanco, por lo que es negro o ausencia de blanco, creemos saber que es un hombre, porque lo comparamos con una mujer. El ying y el yang.

Nuestros sentidos hacen que percibamos de un modo dual, la costumbre de utilizarlos de este modo, hace que también nuestras emociones se comporten igual, y que contrastemos alegría, con pena, amor con odio, etc…

Y aquí es donde entra el verdadero milagro que es la compasión, detrás de esta emoción se esconde el verdadero amor que somos, ese amor que no es completo sin el amor del otro, nuestro ser consciencia sabe que es amor, y que todos los billones de formas en los que se encuentra, llamarlos estrellas, plantas, seres humanos, también lo son, y utiliza la compasión para hacernos saber que ese “otro” que no es tal, somos también nosotros deseando realizarnos a nosotros mismos.

No os digo que tengáis que echar monedas a cada mendigo que veáis por la calle, pero no cuesta nada mirarle a la cara y tratarle con dignidad, comprenderlo con el corazón, y no juzgarlo con la mente, deseándole internamente el fin de su sufrimiento.

Si somos capaces de sentir compasión por los otros, seremos capaces de sentir más amor por nosotros mismos y por los demás, es la auténtica dicotomía divina, saber sufrir por los otros para poder amarlos. ¿No es maravilloso?

El AMOR no tiene opuesto, simplemente ES y lo que ES no puede “NO SER”


El budismo ha hecho de este sentimiento su actitud espiritual propia, y añade que todo ser vivo merece esta piedad cuidadosa.

Y yo os digo, usadla, utilizadla para hacer posible que nuestro mundo dual, deje de serlo, para que encontremos el significado de las cosas por su propio valor, no por el de sus opuestos, para que seamos capaces de percibir el blanco por lo que es y no por lo que no es, para que al fin seamos capaces de darnos cuenta de que lo verdadero, no tiene opuesto.

Me gusta creer que el sentido de la vida del hombre es percibir de un modo no-dual, sin opuestos, el AMOR no tiene opuesto, simplemente ES y lo que ES no puede “NO SER”, la ALEGRIA, la DICHA, tu PRESENCIA en este INSTANTE UNICO, perfecto tal cual ES. La compasión puede ayudarnos a conseguir ese estado no-dual, de consciencia de la verdadera esencia del SER.

 

Gracias, Gracias, Gracias.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
ciencia y religion

La Ciencia dice: Somos UNO

ciencia y religion[Bajo todo lo Visible, incluido nuestro cuerpo,  existe un mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia.”]

      La idea de que pensamientos, emociones y sentimientos afectan a nuestros cuerpos, a los de los que nos rodean, e incluso a nuestro entorno, no es nueva para muchas culturas ancestrales. Sin embargo, sí que lo es para la ciencia, cuyos últimos descubrimientos y experimentos, acercan esta posibilidad a un terreno que antes se consideraba poco menos que esotérico.

       Los científicos han descubierto que el espacio no está vacío, que está lleno de energía que vibra, aunque todavía no se ponen de acuerdo en el nombre, la llaman la matriz, la mente universal, el campo.

Allá por 1944 Max Planck, al que consideran el padre de la física cuántica y premio nobel de física, comento en su discurso:

“Como hombre que ha dedicado su vida entera a la más clara y superior ciencia, al estudio de la materia, yo puede decirles que como resultado de mi investigación acerca del átomo, lo siguiente: No existe la materia como tal. Toda la materia se origina y existe sólo por la virtud de una fuerza la cual trae la partícula de un átomo a vibración y mantiene la más corta distancia del sistema solar del átomo junta. Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia.”

       Lo más importante, es que nosotros podemos influir en esta matriz a través de nuestro corazón, que es en el cuerpo humano, el mayor generador de energía electromagnética, literalmente capaz de cambiar el campo del átomo y por lo tanto los átomos que nos componen.

¿Cómo puede el ser humano influir en la materia y el entorno?

     Santo Tomas dijo: “Cuando los dos sean uno (pensamiento y emoción) le dirás a la montaña ‘muévete’ y esta se moverá”.

        Otra manera de decirlo, los pensamientos que se forman en los 3 centros de energía superiores, y las emociones que se forman en los 3 centros de energía inferiores, ambas energías forman sentimientos, que se concentran en el corazón, y este crea ondas electromagnéticas que influyen en lo que nos rodea.

       El sentimiento es la unión de pensamiento y emoción. Al pensar insuflamos el amor o el temor hacia ese pensamiento y creamos el sentimiento, que se traduce en dicha, compasión, alegría, no son emociones sino sentimientos. El sentimiento es un lenguaje que le habla al cuerpo. Las emociones y las creencias son un lenguaje no verbal que el campo entiende.

       Por ejemplo, la compasión, es la fuerza que conecta el universo y lo mantiene unido. Cuando olvidamos que somos parte de lo que vemos, nos creemos separados del mundo exterior, las plegarias, las afirmaciones, las creencias, la palabra, al comunicarlos desde el corazón, tienen un impacto inmediato en nuestro cuerpo y en el mundo.

      Hay un conocidísimo experimento científico bien documentado en el que separan una partícula previamente dividida en 2, centenares de kilómetros una de la otra. Entonces cambian una y la otra cambia inmediatamente, e incluso a veces antes que la primera, y esto es así porque ambas se encuentran unidas energéticamente. La ciencia ha determinado que una vez que la materia se une, sigue siempre unida a nivel energético.

       Recordar que justo antes del BIG BANG , toda la materia se concentraba en el tamaño de una perla, después de la explosión se separó y continua separándose infinitamente, pero como dicen los científicos, “una vez que la materia se une, sigue unidad energéticamente”.

      Por eso todos somos uno, uno con las estrellas, con los planetas, con el espacio y la matriz, uno con la vida, uno con el cosmos, y sobre todo SOMOS UNO, UNOS CON OTROS.

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS