Naturaleza Exhuberante

Ser y Estar En La Naturaleza

Naturaleza ExhuberanteHay algo Mágico en dejarse envolver por las Maravillosas formas de la Naturaleza.

    Aquellos que vivimos el gozo de poder disfrutar de un entorno natural esplendoroso nos sentimos atrapados por la naturaleza de un modo casi obsesivo. Necesitamos del verde de los arboles y los campos, del sonido del agua corriendo por el lecho de un rio, del cantar de los pájaros y chirriar de los grillos. Es tal la exuberancia de esta nuestra madre tierra que faltan las palabras, que detiene nuestras mentes cuando presenciamos su belleza primigenia y atemporal.

    Momentos de disfrute junto al entorno natural que nos rodea, ser capaces de interiorizar y formar parte del momento en perfecta sincronicidad. Incluso nuestras células poseedoras de memoria histórica vibran al unísono recordando cuando formaban parte de seres unicelulares mucho más sencillos que nuestros cuerpos actuales, pero al fin seres que eran capaces de vibrar junto a los sonidos del mar y sus olas, o el fluir del viento.

    Un paseo por el bosque o por la playa, caminar descalzos por la hierba producen tal placer en nuestro Ser que nuestro cuerpo resucita de vida. Nuestra parte física es fruto de la evolución de millones de especies y están todas contenidas en nuestro cuerpo. Somos físicamente resultado de la perfecta conjunción con la naturaleza y el entorno y nuestro cuerpo sigue siendo sabio y reconociendo lo que es afín a él, literalmente siente un orgasmo, una explosión de vida reconociendo vida.

    Por eso es tan importante disfrutar de la comunión con la naturaleza, salir un poco de nuestras ciudades llenas de ruido, prisas, estrés y separación. Ciudades llenas de gente pero vacías de seres humanos. Ciudades que parecen hechas de millones de personas separadas y en un esquema organizativo un tanto caótico, pero que tiene su sentido dentro del caos.

    La naturaleza nos invita a penetrar en ella, nos ayuda a sentir que formamos parte de algo más importante que nosotros mismos, es capaz de hacernos ver pequeños, incluso diminutos y a la vez de que seamos conscientes de que estamos en todo lo que existe. Es como si nuestro cuerpo se viera empequeñecido por semejante despliegue de medios y a la vez nuestro espíritu fuera capaz de reconocerse en todo lo que se expande ante nosotros.

    Cuando sentimos el viento en nuestras mejillas somos viento, cuando oímos las olas del mar somos mar, el olor de romero nos convierte en romero. Es la meditación perfecta, estamos tan atrapados por el instante presente que no somos capaces ni de ubicarnos espacialmente y tampoco en el tiempo, y es solo cuando pensamos en lo que nos ha sucedido, cuando perdemos lo mágico del momento.

    Pensad en ello por un instante, o mejor dicho dejad de pensar, salid, salid de vuestras cabezas y vuestras mentes viciadas siempre de los mismos pensamientos y dejaros atrapar por todo lo que os rodea, os aseguro que no habéis visto todavía el mundo ante vuestros ojos, queridos seres hermosos. Ese mundo ha sido puesto ahí para nosotros, para nuestro gozo y disfrute. Hagamos honor a tan maravilloso presente.

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

2 pensamientos sobre “Ser y Estar En La Naturaleza”

  1. “¿PARA qué estamos aquí?” Puede que usted mismo se haya hecho esta pregunta sobre el sentido de la vida. Quienes creen que la vida es producto de la evolución no pueden contestarla. Pero quienes aceptan las pruebas de que Jehová Dios es “la fuente de la vida” sí conocen la respuesta (Salmo 36:9). Saben que él creó al ser humano con un propósito, el cual aparece en Revelación (Apocalipsis) 4:11. Examinemos cómo en este versículo —escrito por el apóstol Juan— se explica la razón de nuestra existencia.
    Juan nos presenta a un coro en los cielos que canta: “Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas”. En efecto, solo Jehová merece semejante muestra de veneración y respeto, pues él creó todas las cosas. Siendo así, ¿cómo se esperaría que reaccionaran sus criaturas inteligentes?
    El texto dice que Jehová merece recibir gloria, honra y poder. Sin embargo, a pesar de que no existe Ser más glorioso, digno de honra y poderoso en el universo, la mayoría de los seres humanos no lo reconocen como su Creador. Afortunadamente, por toda la Tierra hay hombres y mujeres que sí perciben sus “cualidades invisibles” en todo lo que ha hecho (Romanos 1:20). Y movidos por el agradecimiento, le dan gloria y honra. Basándose en las aplastantes pruebas que aporta la creación, proclaman a los cuatro vientos que Jehová creó todas las cosas y que, por tanto, merece nuestro respeto y admiración (Salmo 19:1, 2; 139:14).
    Además de gloria y honra, Jehová recibe poder de sus siervos. Pero ¿cómo puede alguien dar poder al Creador todopoderoso? (Isaías 40:25, 26.) Al haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, tenemos —aunque a menor grado— sus mismas cualidades, entre ellas el poder (Génesis 1:27). Y si de veras agradecemos lo que el Creador ha hecho por nosotros, nos sentiremos impulsados a dedicar nuestro poder y energías a darle gloria y honra. En lugar de gastar nuestras fuerzas en metas egoístas, las utilizaremos para servir a Dios (Marcos 12:30).
    Entonces, ¿por qué estamos aquí? La última parte de Revelación 4:11 indica que “a causa de [Su] voluntad [todas las cosas] existieron y fueron creadas”. Existimos por la voluntad de Dios. En otras palabras, porque Jehová así lo ha querido, y no por nuestra propia voluntad. Por eso, la vida se vuelve vacía y sin sentido cuando nos concentramos egoístamente en nuestros intereses. Si queremos disfrutar de paz interior y sentido de logro en la vida, tenemos que aprender qué espera Dios del ser humano y actuar en armonía con su voluntad. Solo así hallaremos la razón de nuestra existencia (Salmo 40:8).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *