Ser Coherente

Ser Uno Mismo, Sentirse Uno Mismo, Hacer Por Uno Mismo


Ser CoherenteEl Secreto de la paz interior del ser humano reside en ser coherente entre lo que piensa, lo que siente y lo que hace

    Vivir es la máxima expresión de generosidad que se nos ha concedido. De hecho la vida por sí misma es muy sencilla, solamente tenemos que dejarnos vivir, dejarnos ser. Somos nosotros con nuestro modo particular de juzgar los hechos como buenos o malos los que nos complicamos la vida. Aceptamos con agrado todo aquello que nos satisface pero no somos capaces de dejar de resistirnos a lo que no nos complace y enfocamos todas nuestras energías en aquello que no somos capaces de aceptar para tratar de evitar el dolor. Este es el mejor modo de atraer a nuestras vidas más y más situaciones que no deseamos.
    Ponemos tanto empeño y pensamientos en nuestras cabezas buscando soluciones para lo que no deseamos que somos capaces de perpetuar nuestra existencias repitiendo una y otra vez las mismas penurias y pesares.
    Esta resistencia oprime, ahoga y convierte la vida en sufrimiento, en una sucesión de subidas y bajadas. Nos encontramos arriba cuando las circunstancias nos resultan agradables, en caso contrario nos hundimos en el lodo. Lo paradójico es que estos estados mentales son solo las dos caras de la misma moneda. La una sin la otra no pueden existir.
    Pudiera parecer entonces que es inevitable padecer de este sufrimiento y sin embargo es en él donde se encuentra la clave para la liberación. Es en el mundo de los opuestos, el mundo del blanco y el negro, del bien y del mal, donde podemos encontrar la unidad. Los opuestos forman parte de la dicotomía divina, esa auténtica revelación que nos hace saber que por ejemplo dentro del blanco está el negro, aunque sea en ausencia total de negro.
    El conocido símbolo del Ying y del Yang expresa el Todo de un modo magnifico, una parte integra en sí misma la contraria y viceversa. El ser humano y todo lo que existe en el Universo es una analogía de este ejemplo.
    Intentamos esconder en nuestro subconsciente aquello que no nos gusta y nos centramos solo en las vivencias que nos agradan. Pero como tanto lo inconsciente como lo consciente forman parte de la misma moneda, en este caso de nuestra mente, no es posible que nos sintamos completos escondiendo una parte de nosotros.
No podemos ver el mundo del modo en el que es realmente si omitimos una de las caras que lo forma. Por eso a veces las situaciones que pasamos por la vida no nos agradan, son situaciones que nos proporcionan emociones que hemos escondido en el fondo de nuestra mente. Nuestra mente es tan increíble que nos hace crear esas circunstancias para que seamos capaces de afrontarlas por fin y aceptarlas tal como son. Para que de este modo encontremos la Unidad con Todo lo que Es y seamos capaces de sentirnos parte de esa Unidad.

Buda no fue capaz de sertirse completo hasta que asumió que en la vida también existe el dolor, pero que es evitable convertirlo en sufrimiento.

    Siddhartha Gautamá el Buda, vivio una experiencia que cambio su vida para siempre. Su padre le habia protegido de todo dolor, le escondia de las miserias de las vidas de las demás personas y no fue hasta que el descubrio el sufrimiento en las personas, cuando se propueso encontrar el modo de vencerlo.
    El lo consiguio simplemente sentandose debajo de un arbol en meditación y dejando que el mundo fuera como fuera, sin juzgarlo, sin intervernir, solamente formando parte de aquello que el Universo ponia delante de él. Así encontro lo que llaman la Iluminación. Ese estado en el que se es consciente de que todo es UNO y de que no existen los opuestos sino que ambos polos son la UNIDAD. Ese estado en el que no existe el tiempo por que tampoco hay espacio, ya que se esta en todo lo que es. Ese estado en el que nada cambia, porque todo evoluciona en perfecta sintonia Universal.
    En ello reside el secreto de la Felicidad y de sentirnos Completos. En experimentar la vida tal y como es sin negar nada, sabiendo aceptar las vivencias y sobre todo siendo coherentes con nuestra manera de Pensar, Sentir y Actuar. Desterrando de nuestras vidas las catalogaciones podemos llegar a ser coherentes. Podemos ser ecuanimes en nuestro pensamiento, y corroborrar esto con nuestros sentimientos y nuestros actos, de tal modo que no nos estemos contradiciendo. Esta contradicción es la que origina la mayoria de los conflictos y las enfermedades en el ser humano y por ende el sufrimiento en la vida.
    Eliminando los juicios sobre lo que sucede en nuestras vidas y en las de los demás conseguimos que nuestra mente no intervenga en la percepción del mundo y no etiquete todo lo que acontece ante nosotros. Si tenemos que sentir Alegria, hagámoslo, si tenemos que sentir Dolor, hagámoslo, pero no lo convirtamos en sufrimiento. Destapemos el tupido velo que nos pone nuestra mente delante de los ojos y que solo nos dejan ver un atisbo de lo basto de la existencia. Veamos el mundo no desde la perspectiva de los opuestos sino desde el valor propio de cada cosa que ES.
Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Un pensamiento sobre “Ser Uno Mismo, Sentirse Uno Mismo, Hacer Por Uno Mismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *