Pilates y Embarazo

Pilates en el Embarazo

Pilates y Embarazo
Durante el embarazo realiza siempre los ejercicios bajo la supervisión de un profesional.
El Pilates es una maravillosa forma de hacer ejercicio para las mujeres embarazadas. Mediante Pilates, la mujer permanece fuerte durante su embarazo. Éste ayuda a las mujeres a estar conectadas con sus cambios corporales, mejorando las posturas y reduciendo los dolores prenatales. No obstante, el instructor de Pilates que trabaje con este tipo de población, debe de tener el conocimiento sobre los cambios que ocurren en la anatomía y psicología de las mujeres durante el embarazo, así como el conocimiento del proceso de nacimiento.
Además, es extremadamente importante que el instructor de Pilates conozca claramente como los músculos abdominales afectan al embarazo.

El estiramiento real del abdomen

Durante el curso del embarazo, los músculos abdominales pueden estirarse hasta un 50% de su longitud habitual. El estiramiento del músculo abdominal es fundamental durante el embarazo para ayudar a sostener el crecimiento del útero, disminuir la compresión lumbar y reducir la presión pélvica.
Las mujeres que practiquen un estiramiento seguro del abdominal durante el embarazo tienen menor dolor cervical, menor dolor pélvico, mejor movilidad, un parto más fácil y una recuperación más rápida.

Durante el embarazo, la hormona presente llamada relaxin, ayuda a aumentar la relajación de todos los músculos, los ligamentos y las articulaciones y sus uniones. El propósito de esta hormona es aumentar la movilidad de los tejidos para que así, el cuerpo sea capaz de acomodarse rápidamente al crecimiento del feto y preparase para el parto. Los músculos abdominales son los más directamente afectados por el crecimiento del feto y tienen la habilidad de estirarse significativamente para que así pueda seguir creciendo.

Diastasis del Recto Abdominal:

A las 20 semanas y, a menudo antes de un segundo embarazo, el recto abdominal se comienza a separar a lo largo de la línea alba con las dos mitades del recto desplazándose lateralmente. A esto se le llama Diástasis Recti.

Separación de la ínea Alba
Los músculos abdominales modifican su estructura ajustándose al periodo de embarazo.

Los rectos abdominales son dos músculos alargados que van desde las costillas hasta más abajo del ombligo y se unen por la famosa línea alba. Durante el embarazo la línea alba se relaja y permite que todo el abdomen aumente con el aumento del útero.

Esto es algo frecuente durante el embarazo, y ocurre en casi todas las mujeres. Cuando la diástasis recti ocurre, hay menos apoyo para la espalda baja, lo cual da resultado a un aumento del dolor en la espalda baja y otras incomodidades. Además, las mujeres que no controlen el tamaño de la diastasis, pueden tener dificultades para cerrarlo después del parto y pueden estar en riesgo de una hernia umbilical, sobre todo si hay un embarazo posterior, sin cierre adecuado de la separación.

Ejercicios que hay que evitar durante el embarazo:

El instructor de Pilates que trabaje con mujeres embarazadas deberá prestar especial atención a garantizar que lo ejercicios elegidos son adecuados para este grupo. Ejercicios que hacen peor a la diástasis, son cualquier movimiento que requiera que el recto abdominal se contraiga fuertemente en contra de la gravedad. Cuando al recto se le pide que se contraiga con fuerza, si la integridad del músculo se pierde, las dos mitades del musculo se acortaran y contraerán como dos unidades separadas y cada una se moverá lateralmente, por lo que la separación se abrirá mucho mas.

Las precauciones deben ser tomadas durante cualquier ejercicio supinal que implique levantar la cabeza y los hombros del suelo o el levantamiento de las extremidades inferiores del suelo, así como las posiciones “push-up”.

Esto significa que muchos de los ejercicios abdominales tradicionales en el repertorio de Pilates no van a ser apropiados y pueden ser potencialmente peligrosos con respecto a la apertura de la diástasis. Por lo tanto, el instructor de Pilates debe ser experto en la capacidad de modificar el programa y conocimientos sobre las opciones seguras para el embarazo.
También es valioso para los instructores de Pilates tener el conocimiento en palpar una diástasis, para que puedan examinar a los clientes que podrían estar en riesgo de este problema muscular abdominal.

Entrenamiento seguro durante el embarazo:

Un fortalecimiento abdominal seguro durante el embarazo debe mirar más allá del recto y centrarse en el entrenamiento de los oblicuos internos y el transverso abdominal (TVA). El entrenamiento del TVA es especialmente beneficioso porque la contracción del TVA apoya directamente el útero, y bien musculado el TVA ayudará a mantener las dos mitades del recto más juntas y prevenir que la diástasis se abra en exceso.
Por lo tanto, el entrenamiento del  TVA puede reducir el tamaño de la diástasis. Además, el entrenamiento de éste,  también ayuda a las mujeres a prepararse para el parto, como una de las funciones de este músculo es ayudar durante la espiración forzada (es decir, empujar).

El ejercicio de estos músculos puede realizarse en todas las posiciones, pero una mujer embarazada esta normalmente más cómoda sentada o en una posición de cuadrúpedo, especialmente cuanto más avance el  embarazo.

Ejercicios suaves , tales como doblar las rodillas, mover la cabeza, inclinar la pelvis o deslizar los talones son aceptables y son a menudo mucho más difíciles de lo que cabría esperar ya que los músculos abdominales están cada vez más debilitados.

 

Participa y debate aportando nuevos conocimientos y experiencias en el apartado de comentarios.

Fuente en ingles: www.pilates-pro.com

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *