mercurio en los peces

Pescado y Mercurio, recomendaciones…

La lluvia vierte sobre los mares, ríos y lagos sustancias como el mercurio. Almacenado en el aire debido a los gases emitidos por plantas de fabricación en todo el mundo. 

Uno de los temas relacionados con la alimentación que más esta en boca de la gente, es la cantidad de mercurio que proviene del pescado que comemos.

Para abordar el tema de una manera no alarmista trataré de explicar que es y como nos afecta el mercurio. Antes de nada debemos responder a ciertas preguntas sobre el mercurio en los pescados.

 

¿Qué es y de dónde proviene el mercurio que se encuentra en el pescado y marisco que consumimos? El mercurio es un metal líquido que se produce en la Tierra de manera natural. Se utiliza en los empastes dentales, termómetros y en algunas baterías eléctricas. También se utiliza en plantas de fabricación de productos químicos, plantas que emiten CO2 y otras sustancias como el mercurio. De este modo encontramos una gran cantidad de mercurio en el aire que finalmente mediante la lluvia cae al agua de mares, ríos o pantanos, donde se produce el metilmercurio. Peces y mariscos absorben esta sustancia al alimentarse y finalmente con el tiempo se acumula en sus tejidos. Es por ello que los peces de mayor tamaño y edad tienden a tener una mayor cantidad de mercurio.

¿Qué riesgos y como afecta a nuestra salud? La ingestión de grandes dosis de mercurio no es buena para nadie. En adultos, puede causar daños en el sistema nervioso, así como en el sistema inmunológico y en el corazón. Pero el mayor riesgo afecta a niños muy pequeños, fetos o bebés. Incluso pequeñas cantidades de mercurio en sangre en mujeres embarazadas o durante la lactancia pueden dañar el sistema nervioso en desarrollo del bebé. Las células nerviosas se multiplican y crecen a un ritmo vertiginoso durante los primeros meses de vida y son especialmente sensible al mercurio. Los científicos no saben a ciencia cierta como produce el daño este metal, pero creen que puede detener el crecimiento de dendritas y axones, las fibras de las células que emiten y reciben señales. Los estudios en poblaciones que consumen grandes cantidades de productos del mar han descubierto que los niños que fueron expuestos al metilmercurio en el útero o poco después del nacimiento, habrían sufrido alteraciones en su memoria, la atención y el desarrollo del lenguaje.

¿Qué cantidad de mercurio es demasiado? Los estudios demuestranque se produce un retraso de crecimiento nervioso en niños cuando el nivel de mercurio en sangre de su madre no está entre 30-40 ng/ml (nanogramos/mililitro). Mientras que en adultos no se aprecian daños hasta llegar a niveles más altos. Afortunadamente, la mayoría de personas tienen algún tipo de protección en su cuerpo que hace expulsar este mercurio en 30-40 días.  Hace poco se descubrió que había personas que tardaban hasta 190 días en eliminar esta sustancia.

El tratamiento para reducir los niveles de mercurio en las sangre es sencillo, dejar de comer pescado y esperar a que estos niveles recuperen la normalidad.

Los daños producidos por el mercurio

Por lo general, los mariscos no presentan tanta cantidad de mercurio como los peces, por lo tanto su consumo no tiene por que verse reducido en condiciones normales. Los mariscos son una excelente fuente de proteinas de alta calidad y hierro, y además bajos en grasas saturadas. Pero no sustituye a la ingesta de pescado ya que este aporta alto contenido de ácidos grasos de omega-3, como el salmón, la trucha o el atún, que ayudan a prevenir ataques cardíacos y otros problemas cardiovasculares.

La Asosiacion Americana del Corazón recomienda 2 porciones de pescado semanales en adultos y niños de mediana edad, sin embargo las mujeres embarazadas y niños pequeños deberían restringir más el consumo de pescado, al menos durante el tiempo de embarazo y lactancia.

La próxima que decidas comprar pescado no te preocupes, intenta siempre comer una gran variedad de pescado y mariscos. Eso si, no repita constantemente pescados que puedan tener alto contenido en mercurio.

Los más recomendables son:

    • Los camarones.
    • El atún enlatado (conservado en agua).
    • El salmón.
    • El bagre.
Y si es posible evite los siguientes:
    • El Blanquillo Camello.
    • El Pez Caballa.
    • El Tiburón.
    • El Pez Espada.
Bibliografía: theVisualMD.com (inglés)

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *