Compartir

La vida es dar y recibir sin cuestionar si das o recibes

CompartirNo es pobre el que tiene poco, sino el que mucho ansía.

Estaba una chica en el aeropuerto. Tenía por delante un par de horas antes de embarcar y decidió comprarse un buen libro y un paquetito de galletas. Tomó asiento lo más cómodamente posible y comenzó la lectura dispuesta a pasar un rato agradable. Al lado suyo se encontraba el paquete de galletas y un hombre mirando una revista.

Entonces la chica coge una galleta y el hombre a su lado también coge una galleta del mismo paquete. Ella siente una sensación de disgusto e irritación por el comportamiento del desconocido, se dice a sí misma “pero como se puede tener la cara tan dura”, pero no dice nada.

Continúan ambos leyendo, cada vez que la chica coge una galleta el desconocido hace exactamente lo mismo. El enfado de ella va a más, pero no quiere decir nada para no armar un espectáculo.

Entonces llega el momento en el que solo queda una galleta, y piensa “a ver ahora ¿Qué es capaz de hacer este necio?

El hombre toma la última galleta, la parte por la mitad y se la da a la chica. La chica ya no lo soporta más, esto sobrepasaba sus límites de aguante. Se levanta airadamente coge su libro y sus cosas y se dirige malhumorada e irritada hacia la sala de embarque.

Más tarde ya en el avión, toma su bolso y encuentra su paquete de galletas, totalmente cerrado e intacto, como cuando lo compró.  Se sentía mal, no entendía como se había podido equivocar. Había olvidado que guardo las galletas en el bolso y creía que las galletas que estaba compartiendo a regañadientes no eran las suyas, sino que eran las galletas del desconocido. El hombre había compartido sus galletas con ellas, sin mediar palabra, sin ningún tipo de problema, ni explicación alguna, mientras que ella creía totalmente lo contrario.

Se encontraba ya en su avión y no tenía posibilidad alguna de disculparse ante el desconocido.

 


 

En la vida no hay diferencia entre compartir y que alguien comparta con nosotros. Debemos prestar atención al momento mismo y no juzgar por las apariencias. Mucho menos todavía tener una conducta reactiva motivada por nuestro suponer de las circunstancias, puesto que en muchas ocasiones, nada es lo que parece, solamente es como tiene que ser.

Hoy es un día muy grande, es 25 de diciembre, pero todos los demás días también tienen una fecha y son igualmente grandes. Todos son un buen día para compartir y corresponder al prójimo y deleitarnos con ese dar y recibir.

 

Feliz Navidad y como siempre, gracias, gracias, gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

5 pensamientos sobre “La vida es dar y recibir sin cuestionar si das o recibes”

  1. Feliz Navidad Javier,es una linda historia y grafica muy claramente nuestra posición tantas veces equivocada,Me recordó uno de los acuerdos de Ruiz” no hagas suposiciones””A veces somos adictos a entregar y nos cuesta recibir.Pedir ayuda es una oportunidad para que otro disfrute su entrega.Jjuzgamos a otros y vemos en ellos el reflejo de nuestro proceder.
    Un abrazo cariñoso

    1. Gracias Maria Angeles. Me Alegro que te guste. Don Miguel Ruiz es un Maestro y da gusto escucharlo y leerlo. Muy bonitas tus palabras y llenas de sabiduría sobre el dar y recibir.

      Un Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *