Saber Escuchar

Escuchar con Atención es un Acto de Comprensión y Empatía

Saber EscucharLa Fuente de Energía que creo el Universo creo al Hombre con una Boca y dos Orejas, precisamente para que Escuche el Doble de lo que Hable.

A algunos de nosotros nos gusta tanto hablar que se nos olvida la otra parte de la conversación que es precisamente la más importante, Saber Escuchar. Disfrutamos tanto al escuchar nuestra voz, que apenas tenemos oídos para los demás. Y sin embargo, todo el que es buen orador es seguro mejor oyente todavía.

Una persona cercana nos comenta su motivo de alegría o desdicha, es este sentido escucharla con atención y paciencia es un acto de caridad más grande que el de dar. Eres capaz de comprender y de valorar la importancia de lo que te dice y estás apoyando, dando cariño y Amor a través de tu atención a sus palabras y gestos. Se podría decir que sientes sus sentimientos y sensaciones como si fueran comunes a ambos gracias a que escuchas atentamente.

Todos sabemos lo bien que nos sentimos cuando somos conscientes de que se nos escucha, entonces, ¿Por qué no, igualmente hacemos sentir bien a las personas que nos hablan? Es un dar y recibir mutuo, un ejercicio de empatía en ambas direcciones que crea una conexión común.

Tal vez todavía no eres consciente de que cuando hablas cuentas lo que ya sabes, en cambio cuando escuchas Escucha Tu Interioraprendes de lo que otros saben. Escuchando Adquieres Sabiduría.

Para darnos cuenta de la importancia de escuchar fijaros que multitud de ejercicios de meditación se basan en escuchar. Escuchar tus pensamientos sin juzgarlos, escuchar el sonido de tu corazón, escuchar y sentir la vibración de tu cuerpo. O por poner otro ejemplo recuerda cualquier instante de tu vida en el que se hacía necesario reflexionar y tomar una decisión de cierta trascendencia, como te concentrabas atento a tus pensamientos, escuchándolos, pero sobre todo como estabas atento y escuchando a lo que te decía tu corazón.

Por lo tanto es tanto o más sabio escuchar al prójimo como a nosotros mismos. Empecemos por dejar de hablar tanto y seremos capaces también de que el parloteo mental incesante disminuya. Cuando nuestros pensamientos cesen estaremos en disposición de escuchar en nuestro interior y todo lo que de ahí salga es pura Sabiduría Divina. Escucharemos al Dios que somos en esencia.

Hasta entonces, tengamos en cuenta de que si no podemos callar, se puede decir que no sabemos hablar. Que cuanto más callados estamos, mejor dispuestos a escuchar. Que no tener la necesidad de hablar es dejar que fluya en nosotros el arte de escuchar.

Pero por encima de todo que si somos capaces de escuchar como si la vida nos fuera en ello, cuando hablemos sabremos transmitir con pasión lo que queremos decir, y los oyentes escucharan del mismo modo que nosotros hablamos.

 

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Un pensamiento sobre “Escuchar con Atención es un Acto de Comprensión y Empatía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *