El Dia Perfecto De Año Nuevo

El Día Perfecto de Año Nuevo

El Dia Perfecto De Año NuevoDía 1 de Enero me despierto temprano, tranquilo y sin prisas, aparece un pensamiento en mi cabeza: “Llevo todo el Año sin Meditar”, me siento en posición de meditación y medito durante 20 minutos. Doy gracias por la meditación tan placentera.

Me incorporo y pienso “Uf, si llevo todo el año sin ducharme”. Me pego una fantástica ducha, que limpia mi cuerpo y mi mente, y cuando estoy secando mi cuerpo surge un pensamiento en mí: “Tengo hambre, si es que llevo todo el año sin comer”.

Me voy a la cocina me preparo un fantástico desayuno que disfruto junto a mi familia, masticando y saboreando intensamente el sabor de los alimentos. Cuando estamos recogiendo la cocina por mi mente pasa la idea: “Me apetece jugar con mis hijos, claro si llevo el año sin jugar con ellos”.

Vamos al parque más cercano y durante dos horas disfruto de la compañía de esas asombrosas criaturas que son los niños. Volvemos para casa y cuando dejo en casa a mis hijos, se me ocurre que tengo muchas ganas de dar un paseo por el bosque “Claro que tengo ganas de pasear por la naturaleza, llevo todo el año sin hacerlo”.

Me pongo mi ropa cómoda y sin ninguna prisa ni sentido del destino al que vamos agarro a mi mujer de la mano y paseamos sin rumbo por el bosque. Vivo en los árboles y en sus hojas que el viento envuelve, vivo en el sonido del agua del riachuelo, estoy vivo en la naturaleza. Terminamos nuestro paseo y regresamos a casa.

De regreso me encuentro con mi Amigo de toda la vida y me doy cuenta de que “llevo todo un año sin abrazar a mi mejor Amigo”, nos fundimos en un abrazo sincero y le deseo un Feliz Año Nuevo. Me despido de mi amigo.

Ya de nuevo en el hogar me apetece leer un buen libro “llevo todo el año sin leer nada”, pasa por mis manos uno de los tantos milagros escritos que tenemos a nuestro alcance y leo absorto, estoy en las palabras, en las sensaciones, en el papel, disfruto de mi lectura.

Paso el resto del día gozando del perro, la bicicleta, mi anciana vecina, la cena temprana y ligera en el hogar y después mi relajación de antes de dormir. Soy consciente de que “llevaba todo el año sin hacer todas estas cosas que me hacen sentir tan bien”.

Entonces acuesto a mis hijos en la cama, les leo un cuento, los beso y abrazo, dando gracias. Me siento en el sofá junto a mi mujer y conversando le digo:

-          Ha sido un día fantástico Cariño ¡Ojalá fuera 1 de Enero todos los días del Año!

Ella me responde:

-          Todos los días son 1 de Enero si así tú lo deseas mi Amor

 


 

Las cosas más sencillas son las que mejor nos hacen sentir y normalmente no cuestan dinero. Tenemos todos los días del año por delante para disfrutar de la vida, de esta experiencia tan maravillosa, pero es muy importante la actitud con la que afrontamos cada día. Si conseguimos contagiarnos del espíritu de esta historia y ser capaces de poner todo nuestro empeño y asombro en cada cosa que hagamos como si “lleváramos todo el año sin hacerla”, tendríamos mucho por lo que dar gracias a la vida.

Feliz Primer Día para todos los días del Año

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>