flor

Disfruta de los pequeños placeres de la Vida

[Mientras busquemos en los grandes logros la ansiada felicidad, estaremos despreciando los pequeños placeres de la vida.]

 

Es inexplicable por que en ocasiones sacrificamos los pequeños placeres de la vida por un sinfín de tareas que nos parecen mucho más “importantes”. Dar un pequeño paseo por el campo, disfrutar de una tarde de lectura junto al mar, contemplar un precioso atardecer en sus últimos minutos del ocaso o compartir una tarde charlando y riendo con nuestros amigos…

A menudo estamos ansiosos esperando los grandes placeres de la vida, mientras a nuestro alrededor se despliega todo un sinfín de ofrendas que nos regala el presente en su danza de las formas.

Y entonces, ¿Porqué escapamos de esos momentos de placer?

En ocasiones nos sentimos culpables, en otras “dormidos”, otras veces son las prisas, y en definitiva parece que cualquier excusa es notable para continuar hipotecando nuestra felicidad, nuestros placeres y en definitiva la vida. 

La culpabilidad


Aquel que es capaz de ver el universo entero en un pequeño grano de arena, no necesita buscar más, ya está en “el reino de los cielos”.


 

La culpabilidad nace del hecho inconsciente de que nos vemos obligados a cumplir con unos deberes, los cuales todos o casi todos ha sido autoimpuestos. Tomarnos en cuenta y dedicar tiempo a nosotros mismos nos hace sentir egoístas, culpables. Y en realidad somos dignos merecedores de concedernos nuestro tiempo. No acabamos de entender; que uno no puede hacer felices, ni ayudar a los demás, sin no está en armonía consigo mismo y aprecia su espacio personal.

Estar dormidos, las prisas, etc…

No me refiero a estar descansando, me refiero a estar arrastrado por los acontecimientos o estar completamente fuera del presente. Si vives en el mañana, o en el ayer, es imposible que disfrutes del aroma de una flor…Cuando estamos en un sitio, anhelamos estar en otro, cuando estamos ya en ese sitio, no sirve, necesitamos de otro… es la eterna escusa para no disfrutar de la vida, del presente y de los pequeños placeres que ésta nos ofrece.

En otras ocasiones son las prisas. Nos hemos organizado tan mal y hemos llenado de tantas tareas la lista de quehaceres, que lo último que aparece en ella es: “Disfruta de la Vida”.
Además de que no solo es un desperdicio lo que acarrea, sino que todos los problemas como ansiedad, estrés, angustia, etc…se derivan de una vida “express“, pero sobre todo por estar mal enfocada y organizada.

La conclusión

Aprende a decir NO a las 1001 actividades que parecen muy importantes y aprende a decir SI al presente, a la vida, a los pequeños placeres.
Organiza tu tiempo de una manera razonable, responsable contigo mismo, y OBLÍGATE a reservar tu tiempo y espacio diariamente.

Disfruta de tus hijos, del día a día, del placer de crecer, del placer de vivir y sobre todo del esfuerzo diario.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *