la compasión

Compasión: Comprender con el corazón, con o sin razón

la compasiónLeí en algún sitio que si una emoción humana por si sola sería capaz de llevarte a la felicidad esta sería la compasión. Su traducción literal es “sufrir juntos”, con la finalidad de ayudar al prójimo a reducir su sufrimiento.

No hablamos de ponernos en el lugar del otro, de empatía, sino de algo mucho más intenso. Ya sabemos todos por nuestras propias experiencias, que el dolor y el sufrimiento abren los ojos del alma y nos minimizan tanto que nuestro ego (falso yo mental), se retira, se retrae para dejar paso al verdadero yo que comprende con el corazón.

Para mí esta es la verdadera definición de esta palabra. Compasión: Comprender con el corazón, con o sin razón. Pero recordar, las palabras son solo señales que apuntan hacia donde hay que mirar, no son su significado.

¿Cómo es posible?… que lleguemos a ser felices compadeciéndonos de los demás, sintiendo una emoción que nos produce angustia, preocupación y nos hace sentir infelices como si la experiencia de vida que vive la otra persona fuera la nuestra.

El mundo es un constante de opuestos, de contradicciones, es una paradoja. Se podría decir que nuestra percepción se apoya en la dualidad. Conocemos lo que es alto, por lo que es bajo, lo que es blanco, por lo que es negro o ausencia de blanco, creemos saber que es un hombre, porque lo comparamos con una mujer. El ying y el yang.

Nuestros sentidos hacen que percibamos de un modo dual, la costumbre de utilizarlos de este modo, hace que también nuestras emociones se comporten igual, y que contrastemos alegría, con pena, amor con odio, etc…

Y aquí es donde entra el verdadero milagro que es la compasión, detrás de esta emoción se esconde el verdadero amor que somos, ese amor que no es completo sin el amor del otro, nuestro ser consciencia sabe que es amor, y que todos los billones de formas en los que se encuentra, llamarlos estrellas, plantas, seres humanos, también lo son, y utiliza la compasión para hacernos saber que ese “otro” que no es tal, somos también nosotros deseando realizarnos a nosotros mismos.

No os digo que tengáis que echar monedas a cada mendigo que veáis por la calle, pero no cuesta nada mirarle a la cara y tratarle con dignidad, comprenderlo con el corazón, y no juzgarlo con la mente, deseándole internamente el fin de su sufrimiento.

Si somos capaces de sentir compasión por los otros, seremos capaces de sentir más amor por nosotros mismos y por los demás, es la auténtica dicotomía divina, saber sufrir por los otros para poder amarlos. ¿No es maravilloso?

El AMOR no tiene opuesto, simplemente ES y lo que ES no puede “NO SER”


El budismo ha hecho de este sentimiento su actitud espiritual propia, y añade que todo ser vivo merece esta piedad cuidadosa.

Y yo os digo, usadla, utilizadla para hacer posible que nuestro mundo dual, deje de serlo, para que encontremos el significado de las cosas por su propio valor, no por el de sus opuestos, para que seamos capaces de percibir el blanco por lo que es y no por lo que no es, para que al fin seamos capaces de darnos cuenta de que lo verdadero, no tiene opuesto.

Me gusta creer que el sentido de la vida del hombre es percibir de un modo no-dual, sin opuestos, el AMOR no tiene opuesto, simplemente ES y lo que ES no puede “NO SER”, la ALEGRIA, la DICHA, tu PRESENCIA en este INSTANTE UNICO, perfecto tal cual ES. La compasión puede ayudarnos a conseguir ese estado no-dual, de consciencia de la verdadera esencia del SER.

 

Gracias, Gracias, Gracias.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

5 pensamientos sobre “Compasión: Comprender con el corazón, con o sin razón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *