Alimentación Inteligente

Alimentación sábia en estos días de excesos alimenticios


Alimentación InteligenteTenemos que cuidar el Templo que es nuestro cuerpo después de millones de años de perfección atesorados en él.

En estas épocas del año si de algo nos arrepentimos más tarde es de esos molestos kilos que se cogen y luego cuesta tanto quitar. Pero más aún, deberíamos de ser conscientes de lo que implica comer una sobredosis de alimentos como son, las carnes rojas, los mariscos y otros alimentos tan típicos en la Navidad

Si bien es cierto que estos excesos los hacemos puntualmente, es tal la cantidad de tóxicos que acumulamos y en tan poco tiempo que varios meses detrás todavía estamos intentando eliminarnos aunque nosotros no nos demos cuenta.

Seguro que os dais cuenta de que después de estas copiosas comidas, nuestro cuerpo se encuentra agotado, cansado. Notamos hinchazón, nuestro cuerpo eructa o pedorrea. Todo esto es debido a que la digestión es pesada y a que han tenido que entrar en acción alguna de las bacterias que nuestro organismo utiliza para digerir esos alimentos a través de la putrefacción, y esta causa principalmente metano, o sea gases.

Lo correcto sería digerir correctamente sin que el cuerpo tenga que hacer un sobreesfuerzo para hacer la digestión. De este modo nos encontraremos más activos y vitales y la evacuación también será la apropiada. Si la digestión es pesada, tendremos un exceso de toxinas que detonaran en agotamiento físico y ganas de dormir, hasta que pueda ir eliminándolas.

Para estos días en los que quizás se prevee una comida copiosa o una cena con excesos lo mejor es sustituir la otra comida que va a ser normal por una que sea lo más ligera posible. Es decir, si tenemos la cena de Noche Buena por delante, pues ese día a la hora de la comida, comemos una ensalada, solamente con aceite, ni vinagre ni sal y tenemos el cuerpo algo relajado para lo que le llegará a la noche.

Hay frutas que favorecen una buena digestión en comidas pesadas, como son: las peras, la manzana y la papaya. El plátano y cualquier otro alimento con exceso de azúcar hace de la digestión un verdadero suplicio. La piña natural sería perfecta para después de una comida rica en proteínas como la que proporcionan las carnes rojas.

Las dietas que se basan en el control de las calorías solo funcionan siempre y cuando la persona se encuentre cómoda con ella y no le suponga un verdadero suplicio. De nada sirve sufrir para alimentarse, esa dieta no funcionará y acabarás volviendo a comer inadecuadamente.

Una buena forma de alimentarse sería empezar el día con un buen desayuno, que como su propio nombre indica debe de hacer des-ayunando, es decir anteriormente has ayunado – por la noche no has comido nada o casi nada – y ahora empiezas a ingerir de nuevo alimentos. Por ejemplo un zumo de frutas de temporada iría perfecto, en diciembre y en España, pues las naranjas van fenomenales. Yogurt o leche de soja con cereales integrales, copos de avena, pero de coherentemente, un par de cucharadas soperas. Algo de uvas y en general alimentos de tipo frutal serían una muy buena de comenzar el día.

En la comida sería bueno tener una ración de hidratos de carbono. Pasta, arroz o similares proporcionan energía y facilitan la digestión y evacuación. Nos proporcionan fuerza para el resto de la jornada.

La noche sería para ayunar y dejar que el cuerpo vaya a la cama ligero y descansado, ayunaremos mientras dormimos. Podemos haber comido por ejemplo fruta a eso de media tarde y no más tarde de las 19 horas, preferiblemente fruta de temporada, como he mencionado ahora Naranjas. El momento del sueño es para que el cuerpo regenere todo su funcionamiento, no para que se pase 3 horas ocupado haciendo la digestión y posiblemente entorpeciendo nuestro sueño y descanso reparador.

Unos consejos y trucos:

  • 2 o 3 dientes de ajos abiertos en el fondo de nuestra aceitera, hacen del aceite algo todavía más sabroso en las ensaladas y nos protegen fenomenalmente contra los resfriados y constipados.
  • Evitemos en lo posible abusar de carnes rojas, cerdo, atún y pez espada que acumulan mucho mercurio de nuestros mares desgraciadamente. El marisco es una auténtica bomba, pues se alimenta de toda la basura del mar y acumula muchas toxinas.
  • Existe una hierba llamada cardo mariano que comprada en herboristerías y de cultivo ecológico es absolutamente milagrosa para limpiar y desintoxicar el hígado
  • Si se come queso que sea fresco y nunca más de 100gr de una sentada
  • No utilizar salsas para que los alimentos tengan sabor, ellos ya tienen el suyo.
  • Evitar en todo lo posible los alimentos y bebidas light y que utilizan aspartamo como edulcorante, es un autentico veneno.

Algunas mini dietas:

  • Se puede limpiar el cuerpo con una dieta de 3 días de arroz integral o arroz rojo, pero que sean de cultivo ecológico. Comer 5 o 6 veces al día pero toda la alimentación se basa en este alimento. Tomar agua hervida y que sea embotellada, no del grifo. Además el arroz rojo y el integral van muy bien contra estados depresivos.
  • Curas estacionales basadas en las frutas de temporada. Por ejemplo en septiembre podemos hacer una cura de 10 días comiendo solamente uvas y bebiendo agua como hemos mencionado anteriormente. Ojo las uvas se comen con piel y con pepitas, bien masticadas.
  • En verano podemos hacer un día a la semana una dieta a base de melón, otro día a base de sandía, etc… Será un perfecto descanso fisiológico y digestivo para nuestro cuerpo.

Es una pena que un cuerpo tan maravilloso y perfecto tenga que avisarnos a través de sintomatología diversa, que estamos haciendo un uso indebido del mismo y lo estamos perjudicando sobre todo con nuestra alimentación.

Gracias, Gracias, Gracias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

3 pensamientos sobre “Alimentación sábia en estos días de excesos alimenticios”

  1. En mi país, la gente acostumbra a comer como chanchitos en fiestas especiales, lo que me impresiona, pues después no se pueden mover y me pregunto donde está la gracia. Me gustaría que ellos comprendieran que se puede pasar igual y aún más bien, comiendo poquito (como yo). No dañamos nuestro cuerpo y tenemos más ganas de bailar!!!!

    1. Si Marcela, somos muy dados a los excesos, como si llenando nuestra tripa sintiéramos menos vació en el interior. Es cuestión de que poco a poco cada una vaya siendo consciente de que se trata de disfrutar con la familia y amigos, pero con intelegiencia.

      Un Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *